Este viernes estaba previsto la iniciación del juicio oral y público por el delito de “Torturas” ocurrido en la Unidad de Detención N°1 de la ciudad de Río Grande.

Cabe recordar que en septiembre de 2012 se realizó un juicio oral en el cual se resolvió condenar a un grupo de penitenciarios por el delito de “Torturas” cometidas durante una requisa dentro de la Unidad de Detención, más precisamente en la celda del recluso José Santos Carmelo Castro Moya en 2008.

Durante el juicio, y a raíz de diversas declaraciones testimoniales que surgieron durante el debate, se desprendió una nueva causa por “Torturas”, con una nueva investigación, la cual terminó con las imputaciones contra Ricardo Héctor Rivero, José Alberto Franco, César Alberto González y Rubén Adrián Fernández. A excepción de Rivero quien al momento de producirse los hechos se encontraba como encargado de la Unidad de Detención, el resto fue condenado a la pena de 9 años de prisión en el primer debate oral y quienes actualmente se encuentran en libertad condicional.

En las últimas horas, se informó que el inicio del debate oral fue nuevamente suspendido y el mismo se reprogramó para el próximo 02 de noviembre.

En diálogo con FM Del Sol, el Dr. Francisco Ibarra, abogado defensor del ex penitenciario Rubén Adrián Fernández explicó que “he recibido una cédula de notificación, en la cual nos notifican de una nueva suspensión para el 02 de noviembre”. El letrado sostuvo que “uno de los imputados que reside en la ciudad de Ushuaia César Alberto González tiene que designar un nuevo abogado y conforme con los plazos procesales, recién estaría en condiciones a partir de la semana que viene, por lo tanto no se llega a la fecha prevista y el proceso va a iniciar en la fecha estipulada”.

De esta forma, desde la Justicia indicaron que el Dr. Félix Santamaría, quien representaba a González no lo hará, por lo que el imputado debe buscar un nuevo letrado que lo represente.

Por otro lado, el Dr. Ibarra confirmó que una vez que se inicie el debate oral, solicitará la anulación del mismo, entendiendo que “este juicio no se puede realizar porque se están violando las normas del proceso respecto de mi asistido, se está violando el principio del doble juzgamiento, porque ya han sido juzgado por este hecho”. De esta forma, aclaró que “en esta clase de delitos en particular, se debe hacer una investigación integral, y esta investigación integral ya ha concluido con las sentencia de condena que se dictó en el proceso anterior (juicio por torturas contra el recluso Castro Moya), por lo que entiendo que esto es someter a estas personas a un nuevo proceso por un mismo hecho cuando ya se ha dictado una sentencia que se encuentra firme y es una sentencia de condena”. Por otro lado, agregó que “el hecho que haya más víctimas, no altera el hecho por el cual se sometió a proceso. El hecho fue uno solo y único y que fue lo que se sometió a juicio. En esa oportunidad la Fiscalía entendió que debía llevarse a juicio por una sola víctima y no respecto de todos los otros”, sostuvo el letrado.