Por Silvana Minue-Este jueves 3 de junio, se conmemoró 6 años del surgimiento del Movimiento Nacional Ni Una Menos reclamando no más violencia de género y basta de femicidios.

En Río Grande, la Colectiva Feminista convocó a concentrarse en la Torre de Agua para marchar a las 17:00 con cartel en la mano para manifestarse contra la violencia machista y la complicidad de la justicia patriarcal. También en Tolhuin se marchó con carteles recordando el femicidio de Nilda Nuñez. En ambas ciudades también se leyó el documento.

En Ushuaia, la actividad fue virtual. En primer lugar, sumándose a la campaña nacional llamada Cartelazo, por el cual los colectivos feministas que buscan crear conciencia para erradicar la violencia de género, proyectaron la consiga “Crea tu cartel y Sumate al Cartelazo en este #3J”. Se colocaron en ventanas, puertas y redes que advirtieron sobre la gravedad de los femicidios y la violencia de género en el país.

También se pudieron ver los reclamos como la aparición con vida de Tehuel de la Torre (quien lleva desaparecido dos meses), el cupo laboral travesti trans; y la reforma judicial feminista.

A las 10 horas se hizo el encuentro virtual sostenido por los colectivos feministas de Ushuaia, donde se recordó a las muertas en manos de hombres, y en Tierra del Fuego, la mayoría de los casos de femicidios no se resolvieron, mientras que en los casos de abuso la mayoría de las víctimas es revictimizada porque la pena es muy poca y algunos obtuvieron la excarcelación.  Esto es una de las causas que las Madres Unidas llevan adelante y luchan por sus hijes, “siempre las madres deben pedir justicia”.

Luego se leyó el documento consensuado, en el que se recalcó que a pesar de encontrarnos en contexto de pandemia y no poder salir a la calle como se desea, se busca movilizar las redes y dejar expresado que este contexto, que continúan las opresiones en las mujeres,

las infancias y disidencias, bajo el patriarcado que ejecuta diariamente, la violencia machista y judicial. “El aumento de femicidios, transfemicidios, y travesticidios en este año deja visible que ni la pandemia los detiene”, sostuvieron.

En el seno de las relaciones familiares es donde más violencia se materializa. “Y que cuando decimos ni una menos estamos pidiendo una reforma judicial feminista que detenga y encarcele a los violentos, agresores y abusadores”, sentenciaron.

Lo sanitario también fue un reclamo. Se remarcó que las mujeres son las primeras en la línea de fuego en los barrios, quienes sostienen los comedores y merenderos para paliar el hambre, las que durante toda la pandemia pusimos el cuerpo, la solidaridad y a muchas les costó la vida, exigiendo todo el tiempo las condiciones dignas y necesarias para llevar adelante nuestra tarea. Entonces se instó a generar las políticas públicas sociales y económicas, de manera transversal, tengan una perspectiva de género integral para contrarrestar la desigualdad económica, y que se generen las políticas de cuidado necesarias.”Trabajadorxs somos todxs. Vacunación y salarios por encima de la inflación para promotoras de generó trabajadoras estatales y esenciales”.

En lo laboral y las políticas de inclusión se exigió una efectiva implementación del cupo laboral trans en toda la Provincia y el reconocimiento de todos los derechos laborales, educativos, de salud, del colectivo trans y las disidencias.  Y que haya efectiva implementación del cupo laboral para mujeres con discapacidad en toda la provincia y el reconocimiento de sus derechos con un entorno laborales que sean abiertos, inclusivos y accesibles a las personas con discapacidad.

También se pido “Libertad y absolución de la compañera Claudia Ávila, juzgada y condenada con un juicio sin perspectiva de género a cadena perpetua por el Tribunal de Juicio de Ushuaia”.

El acto virtual se puede seguir por FACEBOOK NI UNA MENOS TDF