El vicepresidente de la CAME, Diego Navarro, volvió a insistir en que el acuerdo del Gobierno nacional con sindicatos de la CGT que obliga a sectores de la actividad privada a pagar un bono salarial de fin de año es “para evitar un paro en la cumbre del G-20 que se va a desarrollar en Buenos Aires.

Navarro opinó, en FM La Isla que “es lo que se puede advertir, entre líneas, de las notas periodísticas de los últimos días” ya que “se anuncia que viene un paro, que está el G20 y de repente surge esto” entendiendo que es una contradicción dado que “están buscando generar un incremento para lograr consumo cuando la misma política monetaria está buscando restringir el circulante para que no se mueva el dólar o la inflación”.

Y remarcó que “el mismo Estado que nos está llevando a niveles de sequía en cuanto al consumo y se ven afectados los sectores de comercio, producción industria, que hoy en día están en situación gravísima de cumplimiento, en muchas de las obligaciones “.

Además, recordó que al sector privado “se le agrega esta obligación en un momento complicado como es fin de año dónde hay que pagar aguinaldo que implica un gran esfuerzo con la actividad parada”.

Y si bien reconoció que el bono es necesario para los trabajadores consideró necesario saber “qué porcentaje de la actividad económica lo puede pagar” aunque reconoció que hubo reuniones y que luego “sacaron el Decreto” aunque “si no está publicado todavía no se sabe a ciencia cierta cómo se va a pagar y quienes deben hacerlo”.

Además, reveló que “diferentes Cámaras empresariales han manifestado preocupación de que hay parte del empresariado que no está en condiciones de seguir haciendo frente a más recursos cuando no tienen ingresos y no es que hay una predisposición negativa”.

También remarcó que en Río Grande la situación es difícil, aunque “sabemos también que nuestros empleados tienen necesidades” aunque advirtió que “de tanto tirar del hilo no sea cosa que se aumente la pérdida de empleo que ya existe porque se han perdido empleos en cantidad”.

Incluso recordó que “desde enero hasta ahora, todas las variables de situación de ventas han dado negativas y también en Río Grande que hemos estado casi siempre por encima de la media nacional”.

Y aunque mencionó que “muchas veces el Gobierno nacional se da cuenta de los errores y vuelve para atrás”, también señaló que “estamos cansados de que a cada error y vuelta para atrás se genera mucha incertidumbre y más problemas y seguimos viviendo esta asfixia monetaria en la calle”.