El médico cirujano que montó un hospital en el campo de batalla y rescató a cientos de personas heridas de ambos bandos murió el pasado 13 de enero en su casa de Torpoint, Inglaterra a los 71 años.

 

El Doctor Rick Jolly, es el único veterano de guerra de Malvinas condecorado por ambos bandos, tenía la Orden de Mayo otorgada por el gobierno Argentino por salvar tanto a argentinos como británicos sin distinción.

También conocido como The Doc durante sus años de servició como capitán médico de la Royal Navy, logró montar un hospital improvisado en un viejo frigorífico de ovejas, en Ajax Bay, donde operó y salvó la vida de combatientes de ambos países. Ese lugar fue bautizado como “la máquina de la vida rojo y verde”, por el color de las boinas de los marines y paracaidistas que eran atendidos ahí.

En su hospital, el 30 por ciento de los heridos eran argentinos que eran detenidos por tropas británicas en el campo de combate y fueron operados de igual forma por Jolly y su equipo médico. Pero The Doc fue más allá de su labor: rescató con sus propias manos a marinos gravemente afectados luego de que la Fuerza Aérea de la Argentina hundiera el HMS Ardent en las frías aguas de Grantham Sound.

En alguna entrevista otorgada a medios británicos, Jolly dejó la frase que resume la realidad de la guerra: “La gente asume que tienes que odiar a tu enemigo, pero eso no puede estar más lejos de la verdad. Las únicas personas que saben por lo que estás pasando son las personas del otro lado”.