El 26 de noviembre, a las 18 horas, en la Sala Niní Marshall de la Casa de la Cultura, se realizará un desfile show a beneficio de la Fundación “Espera por la Vida”.

El objetivo de la Fundación es concientizar sobre la importancia de la donación de sangre y registro de donantes de médula ósea por lo que todo lo recaudado se va a utilizar para seguir llegando a diferentes lugares con el mensaje de la donación en vida.

Este domingo se concretará la tercera edición del evento con la participación de voluntarias que se sumarán al desfile, entre ellas algunas modelos y algunas corredoras que suelen participar en las maratones solidarias organizadas por la fundación.

“Va a ser un gran fiesta con un gran despliegue de gente solidaria que se compromete con la causa de la fundación y que la hace suya, la hace parte de su vida, todos estamos trabajando y poniendo lo mejor de cada uno para que el evento salga hermoso como se merece cada una de las personas que estamos representando”, expresó la titular de la Fundación Espera por la Vida, María de los Ángeles Musumeci, en diálogo con Tiempo Fueguino.

La organización lucha por niños que tienen leucemia o esperan de un donante compatible de médula ósea para poder vivir.

De manera sostenida, María de los Ángeles participa de maratones en distintos puntos de la Argentina donde lleva un mensaje de concientización para que cada día se sume más gente al registro de donantes. “En cada lugar que se difunde la gente consulta dónde es que tiene que ir a registrarse como donante de médula. Eso ha incrementado el registro de donantes y todo lo que se recaude el domingo  permitirá que la fundación pueda continuar con la difusión, pueda seguir llevando este mensaje de esperanza  a todos los lugares donde tenga posibilidad el próximo año”, manifestó la referente.

El evento del domingo será relevante para que la fundación dé continuidad a su labor solidaria. El desfile consistirá en varias pasadas de ropa deportiva e informal y tendrá un cierre de trajes de gala del diseñador local Horacio Muñoz. Contará con la conducción de Natalia Caso y Sebastián Peri y con la participación de la Academia de Baile Ritmo Sur.

Es fundamental el apoyo brindado por la Municipalidad de Ushuaia que a través de la Secretaría de Cultura, cedió las instalaciones de la Casa de la Cultura para el desarrollo del evento como así también los aportes realizados por diversos comercios de la ciudad para que quienes asistan al desfile puedan participar del sorteo de importantes premios.

La entrada al desfile consiste en un bono contribución de $250 que los asistentes podrán adquirir en la Casa de la Cultura el mismo domingo desde las cinco de la tarde, una hora antes del inicio del evento. A través de ese bono podrán participar de sorteos de diferentes premios donados por los comerciantes de Ushuaia, desde excursiones y navegaciones, hasta premios en peluquería y ropa o un día de spa en Los Cauquenes.

“También nos han donado premios a través del a Secretaría de Turismo de la Municipalidad y se ha sumado la localidad de Yacanto, del valle de Calamuchita en Córdoba donde los supermercados Los Pinos y María Victoria donan la estadía para dos personas durante cinco días”, destacó María de los Ángeles.

La titular de la Fundación Espera por la Vida ponderó la participación del staff de Stylos que se encargará de peinar a todas las modelos, como así también la participación de las casas de ropa que aportarán la indumentaria para el desfile. Además, agradeció a todos los medios de Ushuaia que siempre le han dado gran apoyo para difundir la actividad de la fundación.

“Necesitamos del apoyo de todos para poder seguir y poder lograr que cada vez sea más la cantidad de gente que se registre como donante de médula ósea. Yo sigo mi lucha adelante poniendo todo mi esfuerzo y tratando de que cada vez esto se difunda y trascienda las fronteras de la provincia”, manifestó Musumeci y anticipó que uno de los objetivos del año que viene es poder llegar a lugares que hoy no tienen registro de donantes de médula ósea como por ejemplo Formosa.

“A través del desfile vamos a representar a muchos niños que se encuentran en cama y que esperan urgentemente un donante compatible para poder vivir”, indicó.

Cómo registrarse para ser donante de médula ósea

El Hospital Regional de Ushuaia cuenta con un registro de donantes de médula ósea al que pueden acceder las personas voluntarias.

“La Fundación les pide a las personas que tomen consciencia registrándose como donantes de médula ósea y haciendo de la donación de sangre un acto solidario que sea repetitivo y que puedan donar sangre y no sólo registrarse por única vez como donantes de médula”, indicó María de los Ángeles que representa a la organización Espera por la Vida.

Los requisitos mínimos para ser donante son tener entre 18 y 55 años, pesar más de 50 kilos y estar en buenas condiciones de salud.

Para poder registrarse los voluntarios tienen que presentarse en el Hospital Regional Ushuaia con DNI (Documento Nacional de Identidad), desayunar liviano (sin grasas ni lácteos) y donar una unidad de sangre. De esa unidad de sangre se toma una muestra que formará parte del Registro Mundial de Compatibilidad.

Cuando un donante es compatible con algún paciente que espera se trasplantado, es convocado desde el centro de salud donde se le aplicarán vacunas generadoras de células madre. Cinco días después de haber recibido las vacunas, el donante es conectado a un aparato similar al de diálisis. A través de este aparato se le extrae sangre de un brazo, la sangre ingresa al aparato que por un método de aféresis sólo toma las células madre y el resto de la sangre vuelve a ingresar al organismo por el otro brazo. Las células madre son enviadas al lugar donde está esperando el donante.

“En un periodo de no más cuatro horas uno le está salvando la vida a una persona sin ningún tipo de contraindicación ni riesgo ni síntoma ni nada porque es una donación de sangre y las células madre que han tomado de tu cuerpo se regeneran”, mencionó María de los Ángeles exponiendo la sencillez del procedimiento y clarificándolo para que la comunidad conozca que no conlleva ningún tipo de riesgo ni intervención dolorosa.