Una insólita situación se vivió en horas de la madrugada del jueves en la zona de Margen Sur de Río Grande.

Pasadas las 04 horas, personal de la Comisaría Cuarta que se encontraba realizando recorridas de prevención, observaron un vehículo circulando a contramano por calle Koyuska.

Rápidamente se inició una persecución a fin de poder interceptar y detener el vehículo a fin de evitar que ocasione un accidente de tránsito.

Así fue que un móvil logró interceptarlo sobre la intersección de las calles Oroski y Koyuska, pero el conductor logró evadir el móvil, acelerando y continuando su recorrido a contramano. Tras circular por varias arterias, terminó ingresando al barrio CAP, para luego perder el control y sufrir un despiste al llegar a la reserva Punta Popper.

Allí el personal policial arribó al lugar y al intentar asistir a los ocupantes del Chevrolet Onix de color naranja, el cual había despistado, los uniformados se sorprendieron al constatar que el conductor y único ocupante del vehículo era un menor de 12 años, quien afortunadamente resultó ileso de la travesía realizada.

Al tratarse de un menor, se convocó la presencia de efectivos de la Comisaría de Género y Familia, quienes procedieron a trasladar al menor hacia la dependencia policial, para dar intervención de lo sucedido a las autoridades judiciales y a los progenitores del menor.