Por Esteban Parovel.- El judoca fueguino Mariano Coto viaja este fin de semana rumbo a Guadalajara para afrontar junto al Seleccionado Argentino de Judo la cita panamericana, que significará el regreso competitivo de los representantes nacionales tras el extenso parate a causa de la pandemia de coronavirus.

El 2020 cerrará de la mejor forma para el judoca fueguino Mariano Coto, quien se prepara para emigrar con destino a Guadalajara, junto a los integrantes de la Selección Argentina para alistarse en el Panamericano de la especialidad, que tendrá lugar del 18 al 23 de noviembre, en México, en los segmentos Cadetes, Juniors y Seniors. Será el regreso competitivo del deportista oriundo de la localidad de Río Grande luego de estos meses de inactividad a causa de la pandemia de coronavirus.

“Estamos muy contentos por esta oportunidad. Uno veía que iba a ser un año sin un objetivo importante por cómo se dio la presencia del virus a nivel mundial y sinceramente, este era mi último año en Junior y lo quería aprovechar al máximo”, manifestó Mariano Coto, desde la burbuja efectuada por el seleccionado nacional en Buenos Aires.

Este 2020 había iniciado de la mejor forma para Mariano, que había realizado la pretemporada en Francia y al regresar a nuestro país “tuve un torneo en Bariloche y esperaba un año muy cargado deportivamente hablando; y de repente, tuvimos que pasar a entrenar en condiciones atípicas, en el departamento; hasta llegar a esto de poder estar todos juntos en un hotel y sostener las prácticas en la burbuja, donde somos testeados cada dos semanas sin tener contacto con el exterior”.

El fueguino, precisamente, dio detalles de este período de entrenamiento y fortalecimiento grupal junto al equipo nacional. “En este período de confinamiento aproveche para ir a la provincia, y entrené unos meses hasta que me llamó el técnico de la Selección para decirme que se iba a armar una burbuja de entrenamiento, en Buenos Aires, para colaborar con la preparación con las dos integrantes que están clasificadas a Tokio: Paula Pareto y Lucía Cantero”, expresó Coto.

El grupo de entrenamiento está compuesto por 10 integrantes “y en medio de la burbuja, surgió la oportunidad de la competencia del Panamericano. Nos llega en un buen momento porque arrastramos un buen proceso de entrenamiento”.

El itinerario del seleccionado incluye nuevos testeos previos al viaje. Justamente, los judocas fueron hisopados este jueves por la mañana y tendrán un nuevo control el próximo sábado, para emprender el vuelo hacia Guadalajara el día domingo. “Viajamos el domingo a las 22:00 horas, el sábado nos vuelven a testear porque se necesitan dos controles previos y el domingo a la noche ya volamos”, apuntó Mariano, que arribará junto al conjunto nacional el día lunes a suelo azteca y el martes serán los pesajes de rigor para la competencia, que comenzará el día miércoles.

“Es el Panamericano Sub 21 de Guadalajara; y me tomó también por sorpresa, que somos 3 juniors entrenando acá junto a la Selección y nos convocaron para competir a la vez en Mayores. Estamos muy ilusionados por las dimensiones del torneo, que reúne muchos puntos para la clasificación a los Juegos Olímpico. Estar codeándonos con los mejores del continente en Mayores va a ser una experiencia única”, se ilusionó el deportista fueguino ante esta chance de representar al país no solo en su categoría (-90Kg) en Junior sino también con el representativo argentino de la rama superior.

La llama del fuego sagrado de la competencia se enciende para el fueguino y toda la Selección Argentina que se alistará en el Panamericano de Guadalajara para medirse sobre el tatami, en suelo mexicano, con los mejores exponentes de la especialidad de todos el continente americano; para sellar el año con la motivación -que vuelve a percibirse en los atletas- y el objetivo lógico de ir en busca de un podio con la bandera argentina en lo alto.