Así lo afirmó Martina Sasso, referente de la agrupación Sin azul no hay verde, en medio de la polémica por lo sucedido con los Gauchos del Mar, quienes buscaban reacondicionar un refugio en la Península Mitre, lo que generó una ofensiva desde algunos sectores, tanto por redes sociales como con noticias falsas.

“Manekenk y otras organizaciones impidieron a los gauchos del mar, la reparación de un refugio que hace más de 30 años construyó el CADIC, hay gente que opera con el Gobierno para que la ley no salga de la legislatura”, dijo Sasso por Noticia de Tapa Radio.

Según Sasso “Manekenk y la otra ONG acusaron falsamente todo este desastre. El rancho es un puesto que tiene más de 30 años y los Gauchos del Mar lo querían refaccionar porque venían a filmar como lo hicieron otras veces”.

“Para ir a Península Mitre no hay que pedir a permiso, y los Gauchos no iban a hacer un puesto nuevo, sino refaccionarlo. Los Gauchos del Mar hicieron la película y eso le dio relevancia nacional. La Península tiene dueños y los que frenan la iniciativa son los que tienen negocios en el lugar. Negocios con el turismo, con las vacas, con la extracción de carnes en el lugar”, señaló.

Y agregó: “Nancy Fernández hace este tipo de jugadas porque mienten e involucraron a nuestra organización y a los gauchos falsamente. Esto no es la primera vez que pasa. Manekenk ya lo había hecho el año pasado”.

“Esta ley no sale por la misma gente, y Nancy Fernández a través de Manekenk es una de las principales responsables y la Asociación Península Mitre de Adolfo Imbert”, dijo.

“Los Gauchos del Mar sacaron un comunicado porque tuvieron que explicar que ellos no cobran a diferencia de quienes hacen excursiones en dólares armadas para el turismo internacional. Nancy Fernández y Adolfo Imbert son las dos personas que están detrás de esto. Son los responsables del ataque contra los Gauchos del Mar que solo querían reparar el refugio ya que estaba construido. Fernández dice las cosas sin conocimiento y los Gauchos tienen sus propios patrocinadores. Habla desde conjeturas y mentiras. Manekenk se esconde detrás de la conservación para hacer sus propios negocios. Hoy los candados de los refugios los tiene Imbert, que hace excursiones pagas para turistas”, concluyó.