Desde ATE advirtieron que están en serio riesgo las fuentes laborales del personal de ciencia y técnica y denunciaron que prevén al menos 260 despidos para la próxima semana. En el gremio estiman que el próximo lunes el presidente Javier Ibañez enviaría los telegramas a los cesanteados.

Desde ATE suponen que el lunes se repetirá el mismo método utilizados en los últimos despidos en otros organismos públicos y que el Gobierno recurrirá a las fuerzas de seguridad para militarizar el portón del Instituto.

Apenas asumió en el INTI, Ibañez comenzó con un ajuste acompañado de censura y amenazas hacia los trabajadores. Incluso el director llegó a cerrar el organismo el pasado 8 de agosto, para evitar una conferencia de prensa que tenían pensado realizar los delegados, en el marco de un paro al que habían convocado para denunciarlo por malversación de fondos y persecución sindical.

A los pocos meses, prohibió un debate convocado por los trabajadores para discutir el recorte presupuestario previsto para este año.

Ya en noviembre, Ibañez envió una amenazante carta en contra de una medida de fuerza, en la que extorsionó a los empleados con descuentos de días de trabajo y la pérdida del presentismo; al tiempo que explicitaba su compromiso con el “reformismo permanente” anunciado dos días antes por el presidente Mauricio Macri.