El gobierno de la provincia autorizó la pesca con cuchara para esta temporada, pero anunció que podrían hacer algunas restricciones para el año que viene, lo que no fue aceptado por los pescadores por lo que presentarán un recurso de amparo.

Ayer, casi 50 pescadores se reunieron en el cono de sombras de Río Grande para analizar la medida de gobierno. “Nos sentimos discriminados y que nos echan la culpa a nosotros por pescar con cuchara”, dijo José María Mazzei, uno de los pescadores que denuncia la falta de estudios concretos acerca de la afectación real que tiene la pesca con cuchara sobre el recurso de la trucha.

Si bien los pescadores no están en contra de los controles, consideran que si el año que viene se prohíbe la pesca con cuchara, “van a venir del exterior para hacer negocios”.

“Estamos convencidos que esto es un negocio para los cotos de pesca”, afirmó Mazzei por FM Aire Libre, y agregó: “estaria bueno que digan que no se puede pescar durante 5 años ni con moscas ni con cuchara, si es que quieren cuidar el recurso”.

Frente a esto, los pescadores se encuentran buscando asesoría legal para la presentación de un recurso de amparo, por una medida que consideran “discriminatoria”.