Los concejales de la ciudad mantuvieron, el pasado martes, un intenso y áspero debate a la hora de analizar la propuesta del concejal Raúl von der Thusen para “congelar” el valor de la Unidad Fiscal para el año que viene lo cual implicaría una pérdida de recursos, para el Municipio de Río Grande, del orden de los 300 millones de pesos.

El debate dejó muchos conceptos importantes por parte de los Concejales sobre las razones por las cuales estaban a favor del congelamiento de los impuestos como también quienes sostenían la necesidad de que el Municipio actualice los valores de los mismos en virtud de los servicios y obras proyectas para el 2019.

“Coherencia e incoherencia”

La discusión conceptual fue iniciada por el autor de la propuesta, concejal Raúl von der Thusen quien volvió a asegurar que de acuerdo al Código Tributario Municipal, la base de cálculo para el aumento era fijada en base al índice de precios mayorista divulgado por el INDEC que para el 2019 fue fijado en 74% y aseguró que esto se vería reflejado en el aumento de la Unidad Fiscal, aunque reconoció que “el Ejecutivo después de que planteamos esto presentó un proyecto de Ordenanza que significa un aumento del 24% en los impuestos” hecho que “tomamos como una primera batalla ganada porque pudimos lograr que el Ejecutivo tome conciencia porque iba a ser un tarifazo y entendió que era una locura el 74% y propuso un 24%”.

Y opinó que “la ciudad de Río Grande no debería tener ni un solo punto de aumento y por eso presento este proyecto para congelar” y aseguró que con esto “el Municipio no va a perder dinero, va a recaudar lo mismo que en el 2018 e incluso más por el crecimiento demográfico que tiene la ciudad” al tiempo que pidió “eliminar los gastos superfluos que tiene el Municipio”, y aseguró que “hay muchos vecinos que no han podido pagar los impuestos en el 2018, imagínense lo que podría pasar EN EL 2019” y comparó la propuesta con una que presentó sobre la emergencia laboral para que “el municipio le de 10 mil pesos a quienes han quedado sin trabajo”.

Además “esto tiene que ver con la coherencia y la incoherencia para no castigar el bolsillo de los vecinos” reprochó dado que “en la sesión anterior se habló mucho de los tarifazos como en el gas, en la luz y derechos que sacan del ANSES y del aumento de los impuestos municipales no se dijo nada y es algo que depende de nosotros y no de un tercero”.

Y aseguró que la propuesta “no es política es lo que a uno le transmiten en la calle y nos preguntan cómo vamos a hacer para pagar porque nos han ajustado en todos lados e insistió que el Municipio va a poder recaudar más”.

Desfinanciar a la ciudad

La concejal Verónica González, por su parte, respondió que “el congelamiento del valor de la unidad fiscal va en detrimento de las finanzas municipales. Los funcionarios del Municipio nos dejaron claro que se lleva la unidad fiscal de 11 a 14 pesos” y además pidió “ser prudentes para que no caiga la coparticipación provincial “además recordó que la propuesta de Von der Thusen “es anterior a las reuniones de Presupuesto y los funcionarios municipales contaban con herramientas para frenar, con muchísima responsabilidad la aplicación del índice mayorista”.

Y consideró que “las pretensiones de desfinanciar a la ciudad vienen de la mano de varios actores y de varias maneras y esto no nace de ahora, hay algunas pretensiones provinciales de desfinanciar a las ciudades ricas y provincias pobres y ese verso que venimos escuchando desde hace tiempo” entendiendo que “esto se pario en aquel lugar y hay muchos que acompañan esto y se suben a cualquier tren para generar dudas en los vecinos”.

Y recordó que “los impuestos se traducen en hechos, y acá en Río Grande no quedó ninguna duda de que se tradujeron en hechos” y aunque “siempre es antipático hablar de tarifas pero cuando hablamos de desequilibrio fiscal y nos dicen que la coparticipación provincial está tecleando, en definitiva seguimos siendo serviles al gobierno provincial respecto de la coparticipación nuestra y las intenciones que tienen desde hace tres años que es desfinanciarnos”.

Y remarcó las diferentes acciones quien lleva adelante en materia de “salud, educación; deportes, obras públicas, asistencia social y demás servicios que se podrían ver resentidos por lo que pidió “si la intención es desfinanciar en consonancia ideológica con el Gobierno sería bueno que lo digan”, recriminó.

Y sentenció “hoy cuando deberíamos estar reclamando lo que se le debe a la ciudad en lugar de estar asustando a los vecinos respecto de las pretensiones de un tarifazo y esto me parece que no correspondía”, sentenció al tiempo que calificó de “demagógica” la propuesta de von der Thusen.

Reclamemos por deudas

La concejal Miriam Mora, en tanto, señaló que “el Municipio también cuenta con la Ordenanza 3041 que exime del pago de impuesto a las personas que están sin trabajo y se pueden presentar en rentas y solicitar este beneficio y algunos ex trabajadores de Audivic están adheridos a esta Ordenanza y no pagan impuestos hasta tanto consigan un trabajo con el cual poder cumplir con los impuestos municipales, además no se les genera intereses sino que se le congelan los impuestos.”

Además Mora recordó que al Municipio de Río Grande “se le debe del Fideicomiso Austral por la obra de la planta de agua que ya está en los 200 millones aproximadamente y también el gobierno de la provincia le debe al Municipio por recursos de la coparticipación y con una menor recaudación en Río Grande, la ciudad de Ushuaia y Tolhuin también pasarían a recibir más coparticipación además de 200 millones de pesos que le regaló el gobierno a la ciudad de Ushuaia y al otro (por Río Grande) tampoco le paga lo que le debe”.

Por lo cual se preguntó “porque no peleamos para que se le pague al Municipio por lo que le deben porque se pide reducir todo lo del Municipio y por otro no se reclama lo que le corresponde y también es algo que tenemos que hacer como Concejales” por lo tanto opinó que “es un proyecto para achicar el Presupuesto municipal”.

“Se beneficia al que más tiene”

Finalmente el concejal Paulino Rossi consideró que “si todos estamos de acuerdo en que queremos que a Río Grande le vaya mejor el año que viene porque es un año de crisis, tenemos que tener cuidado de no tomar medidas que perjudiquen a la ciudad y a los vecinos” por lo tanto explicó que “al analizar la composición de los recursos estoy de acuerdo en reducir los gastos superfluos para redireccionarlo en algo beneficioso para la ciudad y uno sabe que uno de los efectos contracíclico de una economía deprimida es el gasto público en inversión real” por lo tanto “si nosotros achicamos la torta de recursos, vamos a tener menos fondos para la ciudad no solo por la disminución de ingresos por recaudación sino además porque uno de los componentes de la coparticipación es sobre la base de los recursos que tenemos”.

En tal sentido explicó que en Río Grande “tenemos dos socios en reparto de la coparticipación que son Ushuaia y Tolhuin y un gran porcentaje de la coparticipación se divide en función de lo que recauda cada uno” subrayando que en el caso de la ciudad de Ushuaia “aumentó su tarifaria en un 700% para lograr financiamiento y eso implica que nosotros recibamos menos coparticipación”.

Por lo tanto “en este fino equilibrio por ver de qué manera no perjudicamos a todos los vecinos bajando los recursos del Municipio, se buscó un punto de equilibrio en el cual no se resienta tanto la coparticipación”.

Tras coincidir con la concejal Mora en que existe una Ordenanza que contempla el congelamiento de impuestos para quien se quedó sin empleo, Rossi advirtió que “si se genera una normativa de carácter general se va a terminar beneficiando al que más tiene porque si tiene una incidencia más grande en su patrimonio al pagar más impuestos y se está perjudicando al que menos tiene porque el Municipio va a tener menos capacidad de respuesta”.