Un estudio reciente, aunque le falta la revisión por pares, de científicos de la Universidad de Oxford y de la Universidad de Jayewardenepura (Sri Lanka) dio a conocer que la vacuna china Sinopharm es altamente efectiva contra la variante Delta del SARS-CoV-2.

Además, según detalló un comunicado de prensa de la universidad asiática, el Departamento de Inmunología y Medicina Molecular investigó las respuestas inmunes generadas y encontró que la vacuna inducía “respuestas de anticuerpos en más del 95% de las personas”, con niveles similares a los observados después de una infección natural.

La variante Delta se encontró por primera vez en India a fines del año pasado y se convirtió, desde entonces, en la versión dominante del virus en todo el mundo; así como en el motivo de un reciente aumento de infecciones en varios países.

De acuerdo con los investigadores, los niveles de anticuerpos de quienes recibieron la vacuna de Sinopharm se redujeron 1,38 veces frente a esta variante en comparación con la cepa original del COVID-19 identificada en Wuhan.

Se trata una alta efectividad: Entre los pacientes de entre 20 y 40 años, el 98,8% desarrolló anticuerpos; mientras que entre los voluntarios de más de 60 años ese porcentaje fue del 93,3%.

“No es sorprendente, ya que las personas mayores responden menos a las vacunas”, señaló Neelika Malavige, directora del Departamento de Inmunología y Medicina Molecular y una de las autoras.

Finalmente, la vacuna indujo anticuerpos neutralizantes en el 81,25% de los receptores.

“La conclusión de este informe es que cuando se trata de Delta y otras variantes, la vacuna de Sinopharm induce niveles similares de respuestas de anticuerpos que las personas que se han infectado de forma natural, lo que es muy bueno”, expresó Malavige.