Por Fabiana Morúa.

A fines del mes de agosto artistas fueguinos y fueguinas realizaron un comunicado que expresaba: “Nos ponemos en contacto en representación de la Red Fueguina por la Cultura, una organización independiente que se funda en la pluralidad, el diálogo y la proposición de acciones en los campos de la Cultura para la provincia de Tierra del Fuego. Nuestro objetivo es conectar a los diversos sectores de la Cultura, sean personas, organizaciones formales o agrupaciones informales diversas de cualquiera de las ciudades o áreas rurales de la Isla”.

En el comunicado también detallaban quienes eran la Red Fueguina; sobre la realización de un censo que llevaban adelante algunos datos parciales. “La Red surge como consecuencia directa de la urgencia con la que lxs trabajadorxs de la Cultura necesitan ser incluidos en las ayudas económicas de emergencia dispuestas por el Estado, dada la paralización de casi la totalidad de las actividades culturales en el marco del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio. En este contexto se avanzó en la redacción de un proyecto de ley para declarar la “Emergencia Cultural” en la provincia que fue presentado en la Legislatura Provincial el día 13/07”; y hasta fines de agosto no habían logrado que tome fuerza de Ley.

Asimismo, en el comunicado de hace un mes y medio, indicaban que “en el camino de la presentación del proyecto de Ley, surgió la necesidad de poder cuantificar el sector vulnerable entre lxs trabajadorxs del área cultural. Para esto, con un gran trabajo de investigación llevado adelante por integrantes de la Red, creamos el Censo del Sector Cultural, herramienta que nos brindará información estadística transparente respecto de la realidad socio-económica de lxs trabajadorxs del sector”.

“Entendemos que la Cultura juega un rol fundamental en la salud mental y el bienestar de toda la población, hoy más que nunca, y necesitamos de su apoyo; concluye dicho comunicado.

Tiempo Fueguino dialogó con una de las referentes de esta Red Fueguina por la Cultura, Victoria Lerario que es actriz, directora de teatro, docente de teatro y gestora cultural de la ciudad de Ushuaia.

Lerario sostuvo que “la Red Fueguina por la Cultura surge a partir de la necesidad de establecer vínculos concretos entre personas que trabajan en el sector cultural. Dentro del contexto de pandemia logramos servirnos de la virtualidad y lograr la participación activa de muchas personas trabajadoras de la cultura y las artes de Ushuaia, Tolhuin y Río Grande”.

Respecto a los requisitos para ser parte de la Red, aseguró que “no hay otro requisito que formar parte del sector cultural. Al ser la cultura un concepto tan plural, abarcativo y heterogéneo, son muchas las personas que potencialmente pueden ser parte de la Red Fueguina por la Cultura”.

También fue consultada por la cantidad de personas inscriptas a la Red: “Al día de hoy, alrededor de 370 personas y aproximadamente 40 diferentes grupos, asociaciones e instituciones de toda la provincia han adherido al proyecto de Ley de Emergencia Cultural que presentamos ante la Legislatura.  Hemos llegado a censar a la mayoría de esas personas, obteniendo un diagnóstico bastante abarcativo”.

Continúo: “Se han sumado una gran variedad de profesiones, personas trabajadoras de la cultura y las artes de todos sus rubros conforman una gran parte de la Red. Hablamos de artes como el teatro, la danza, la música, la fotografía, el diseño gráfico, el arte callejero, el arte circense, la literatura, el arte visual, la gastronomía, técnicos, formadores y formadoras”.

Recalcó que “también se sumaron personas que trabajan en editoriales, en investigación científica, museos, en gestión cultural, en producción artesanal, patrimonio cultural, ámbitos legales. El campo cultural es sumamente heterogéneo”.

En cuanto a los objetivos de la organización, la artista de la ciudad de Ushuaia expresó que “son varios. Algunos de ellos más inmediatos y otros constituyen nuestros propios fundamentos como organización. Dentro de los objetivos más inmediatos se encuentra la declaración de la Emergencia Cultural en toda la provincia en este contexto coyuntural, visibilizar el de informalidad y vulnerabilidad en el que se encuentra el campo cultural de la provincia y en la búsqueda de propuestas y diferentes mecanismos para asistir y atender las necesidades del sector”.

“El contexto acentúa la búsqueda de estos objetivos, pero éstos responden a una situación preexistente. Por lo tanto, el objetivo general es construir dentro del extenso campo cultural que tenemos redes que fomenten y potencien las posibilidades, invitando a la comunidad a participar de la puesta en valor de la Cultura provincial”, agregó Lerario.

Nuestro actual contexto en el que tenemos que convivir con un virus que nos afecta dado que no tiene cura, se le consultó a Lerario como ha impactado la situación actual al ámbito cultural: “La cultura ha sido el área más afectada de todas, hubo un impacto notable en lo económico y en lo simbólico”.

“A través del censo logramos diagnosticar que la condición del sector cultural en Tierra del Fuego es compleja, vulnerable e informal. El contexto de pandemia sólo ha hecho visibles condiciones preexistentes. Creemos que es una problemática que debe ser atendida mediante políticas públicas e instrumentos que acompañen, potencien y estimulen el buen desarrollo de un mercado cultural y la producción de bienes culturales para lograr que la actividad se desarrolle de manera sostenible, Tierra del Fuego es una provincia con un núcleo cultural sumamente prolífico”; afirmó la artista de la capital fueguina.

Además, “existen instrumentos como la Ley Nº 1280 de Industrias Culturales, sancionada en el año 2019 y la Ley Nº 868 de Régimen de Promoción Cultural, Ley de Mecenazgo, sancionada en el año 2012, por lo que consideramos de suma importancia poder trabajar en la regulación de ambas”.

Por otro lado, se reflexionó sobre qué es la cultura y la cultura fueguina; Victoria Lerario sostuvo que “hablar de cultura es hablar en un nivel alto de abstracción. La cultura también incluye creencias, valores, costumbres y prácticas compartidas en sociedad. Desde la Red impulsamos y defendemos una noción más específica y localizada del término. Preservamos y valoramos el trabajo cultural de todas las personas que residen en la provincia”.

“¿Qué es la cultura fueguina? Tierra del Fuego es una provincia construida a partir de una gran población migrante y, además, es una provincia muy joven, la más joven de Argentina, pero con un patrimonio histórico y cultural sumamente valioso para toda la humanidad. La dinámica poblacional se da a través del movimiento migrante. Esto dificulta la conformación de una identidad cultural reconocible como en otras provincias. Tierra del Fuego es como una pequeña Argentina. Situada en un extremo y conformada por personas provenientes de múltiples lugares. La cultura fueguina está definida por lo heterogéneo, lo diverso, lo diferente, lo inhóspito, lo exótico y lo extravagante”; destacó y reflexionó la artista.

Cabe destacar que la cultura cumple un rol muy importante en la sociedad, Lerario expresó que “no podemos prescindir de la cultura, la cultura es una actividad esencial para el ser humano. La cultura es un medio que materializa el bienestar social, la salud mental y emocional de una persona. Más aún, en nuestra provincia la cultura local promueve espacios de trabajo igualitarios, eco sustentables, potenciando la equidad de género y fomentando una conciencia ambiental”.

Sobre el censo que llevaron adelante, indicó que “el “Censo Cultural de Tierra del Fuego” tuvo por objetivo obtener información estadística sobre el sector, haciendo hincapié en su situación económica y laboral durante la pandemia. Esta información se obtuvo por medio de una encuesta digital, realizada a través de un formulario google y contamos con las autorizaciones de uso de datos de las personas que los brindaron”.

Además, comentó que “el censo estuvo disponible desde el 2 de agosto hasta el 2 septiembre del 2020. El número total de personas censadas fue de 357: 135 personas de Río Grande, 21 personas de Tolhuin, 198 personas de Ushuaia y 3 personas de otros lugares del país. El formato digital del censo implicó que la difusión del mismo haya sido exclusivamente a través de redes sociales y aplicaciones de mensajería directa”.

“Hemos podido identificar un porcentaje considerable de personas en situación de vulnerabilidad en relación con sus ingresos, producto principalmente de la imposibilidad de desarrollar sus actividades culturales”; comentó.

Respecto a los datos: “43% cobran menos de $10000; 13% cobra entre 10000 y 20000; 13% cobra entre 20000 y 30000; 31% cobra más de 30000”.

“Otro dato que recabamos es que la mitad de las personas encuestadas tienen al menos una persona a cargo”; profundizó.

También nos brindó los siguientes datos: “48% sin personas a cargo; 52% personas a cargo: 19% 1 persona; 19% 2 personas; 9% 3 personas a cargo; 2% 4 personas a cargo; 3% 5 o más”.

“Al momento de cruzar estas 2 variables, observamos que dentro del grupo de censados que tienen personas a cargo un 46% registran ingresos menores a $20000. Esto muestra que al menos una cuarta parte del total de personas censadas tienen ingresos por debajo de la canasta básica y tienen personas a su cargo”; informó Lerario.

Continúo con otra variable que “nos parece urgente contemplar es la cobertura de salud de las personas trabajadoras de la cultura. Si bien más de la mitad de los censados tienen cobertura social, cabe destacar que dentro del grupo de personas sin cobertura social los más afectados son los sectores con menores ingresos que al mismo tiempo son el número mayoritario”.

Los datos que aportó en cuanto a la cobertura de salud: “65%; sin cobertura 35% donde un 75% los que registran ingresos menores a $10000; 16% que registran ingresos menores a $20000, 5% que registran ingresos menores a $30000; 2% con ingresos mayores a $30000”.

Sostuvo que “creemos que estos datos aportan diagnóstico acerca de las condiciones laborales, socioeconómicas de las personas que día a día hacen posible que la cultura en Tierra del Fuego se siga expandiendo y consideramos que son las políticas públicas provinciales y municipales las que tienen que fomentar el desarrollo y el posicionamiento de un mercado cultural para que la actividad pueda sostenerse a sí misma, reglamentando en primer medida los instrumentos legales y técnicos que lo permitirían. Más aún, en este contexto por el que atravesamos es necesaria la asistencia de manera urgente al sector, trabajadores y trabajadoras que han quedado totalmente relegados del sistema. Debe haber una respuesta estatal y pública para sostener a todos esos profesionales y familias”.

Finalmente, se le consultó, desde su perspectiva o desde la Red, quiénes se desempeñan en la cultura, si son poco valorados; si sienten que la perspectiva con las que se mira a lxs trabajadorxs de la cultura como al hecho de trabajar de ello debe cambiar. Lerario remarcó que “hay un trato muy diferente entre sectores, eso quedó en evidencia. Nuestro trabajo es intermitente, eso hace que no podamos optar por la mayoría de ayudas. Pedimos que, atendiendo a la situación actual, se nos considere un sector especialmente afectado por la crisis como otros que además reciben ayudas por este motivo”.

“La Ley de Emergencia Cultural es una deuda a nivel nacional y dentro de cada provincia a lo largo de nuestro país. La cultura ha sido el alimento del alma estos meses, la cultura ha sido solidaria, el confinamiento acaba y somos los grandes olvidados”; concluyó Victoria Lerario, actriz, directora de teatro, docente de teatro y gestora cultural de la ciudad de Ushuaia. También es referente de la Red Fueguina por la Cultura.

Quienes se quieran contactar puede hacerlo por correo electrónico a [email protected]. Por Instagram al @redfueguinacultura o por Facebook que aparece como Red Fueguina por la Cultura.