La provincia no va a comprar las pistolas Taser, así lo confirmó el secretario de Seguridad, Javier Eposto.

El funcionario fue consultado por la adquisición de las pistolas, luego de que la ministra de seguridad de la nación, Patricia Bullrich adelantara que el gobierno se encuentra en tratativas para la compra de las armas para “trabajar en lugares donde se precisa un arma de carácter intermedio”.

“Sí quiero al policía mas capacitado en reducción de personas. He visto videos que no me han gustado por las técnicas de reducción. pero no creo que la pistola eléctrica sea necesaria en la provincia”, afirmó Eposto por Fm Aire Libre.

En 2016, la Corte Suprema dejó firme un fallo que avalaba la implementación de las denominadas “Taser X 26”. Se trata de armas que inmovilizan de forma instantánea a quien recibe la descarga, que genera múltiples contracciones musculares por segundo.

Tiene un alcance de hasta 8 metros y, para evitar daños físicos en quien recibe la descarga, los especialistas aconsejan evitar la zona de los ojos.

Bullrich instruyó a sus funcionarios a que evalúen los costos y la cantidad de armas que necesitará para cubrir con esta primera etapa de implementación.

Según cálculos que hacen en Seguridad, requeriría no más de 300 taser y cada pistola, estiman, cuesta unos 3.000 dólares.

A eso se deberán sumar los costos en la capacitación del personal, de la Policía Federal y de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, que puede duplicar el costo de la inversión inicial, que en forma global rondaría los 3 millones de dólares.