Así lo afirmó la legisladora del MoPoF, Mónica Urquiza, quien junto a su compañero de bloque Pablo Villegas y Damián Loffler, no acompañaron ayer el voto positivo por el endeudamiento solicitado por el ejecutivo para adquirir la turbina eléctrica de la empresa Sullier. Durante la sesión no estuvo presente la legisladora Cristina Boyadjian.

“Sí Villegas no pedía la palabra para la argumentación del voto negativo, ellos pasaban a votar y se terminaba todo. Ni a Villegas ni a mi nos pueden decir que no leemos lo que nos mandan, porque siempre reclamamos tener la información”, dijo Urquiza por Radio Provincia.

Según la legisladora, la solicitud de endeudamiento ingresó a legislatura el 19 de marzo y se quiso tratar en la primer sesión “y el propio oficialismo no tenía los votos necesarios, y UCR Cambiemos tampoco los quiso acompañar. Y cuando tuvimos una reunión en el edificio del Almirante con el presidente de energía, le dijimos que solamente teníamos el mensaje de la gobernadora”.

Urquiza se manifestó en contra de “la liviandad con la que se aprueban los endeudamientos en la legislatura”, y aclaró que con la aprobación del endeudamiento es para “mantener la situación actual, lo que no significa que vamos a solucionar el problema de la crisis de energía en Ushuaia.”

“La empresa nos vende hasta las piedritas partidas que están alrededor de la obra, que son de energía, lo dice el propio contrato de ENARSA”, afirmó la legisladora y sostuvo que “la misma DPE dice que el último turbogenerador que compraron no funciona y se lo compraron a esta misma empresa”

“En los expedientes no hay una evaluación técnica económica justificada con el costo beneficio firmada por la DPE. Nos dicen a nosotros que no leemos y el que no leyó es el ministro de economía. Yo me hago responsable de lo que voté ayer. Lo único que recibimos después de haber fundamentado todo esto, fue la chicana del legislador Bilota que nos dijo que primero votamos y después no votamos”.