En la jornada de ayer se realizó un encuentro de trabajadores organizado por la CTA Autónoma local. “La idea fue poder convocar a un pequeño encuentro con organizaciones sindicales con perspectiva de poder analizar cómo cerramos el año como pensamos que va a ser 2019 y poder encontrarnos en febrero o antes para ver de qué manera podemos generar espacios de coordinación” explicó Juan González, secretario General de la CTA. “En principio la idea es defender los puestos de trabajo y ver de qué manera podemos generar un espacio de coordinación mayor del que venimos teniendo aquellas organizaciones y ver cómo acompañar cada uno estos procesos que se están dando para enfrentarlos de la mejor manera”.

González evaluó que “el diagnóstico es preocupante tenemos un congelamiento salarial y pérdida del poder adquisitivo; las paritarias sólo funcionan con ese título pero no responden a la necesidad que tiene cada uno de los trabajadores de poder recomponer salario” y manifestó que “por otro lado hay una situación de pérdida de puestos de trabajo en todos los sectores; obviamente lo que hace más ruido es lo que sucede con la industria pero en Educación también tenemos caída de cargos, caída de horas, congelamiento salarial, el sistema provisional que tiene un achatamiento importante”.

El dirigente aclaró en este sentido que este achatamiento “significa que hay docentes que no se jubilan entonces no se genera movilidad y no hay oferta de nuevos cargos” y resaltó que “el panorama que describen algunos compañeros es que el año que viene comienzan con suspensiones también en la industria, para las cuales los procesos que se llevan adelante no son del todo claro y generan discusiones hacia dentro de cada uno de los sectores entonces el desafío es ver de qué manera se puede acompañar cada uno estos procesos entendiendo que cada organización tiene su manera de resolver y tiene autonomía”.

El Secretario General de la CTA Autónoma Río Grande aclaró que “nosotros no somos quienes definimos las políticas para cada sector pero obviamente creemos que tiene que haber un acompañamiento y un espacio de coordinación de todo el movimiento obrero para hacernos más fuertes. En principio este encuentro era un poco para hacer una primera reunión y poder pensar en un próximo encuentro de cara a 2019. La intención es ver cómo coordinamos y cómo nos preparamos para el año que viene porque más allá de las elecciones muchos compañeros, por lo que se proyecta, pueden quedar sin trabajo. Va a ser un año complejo y tenemos que prepararnos y coordinar mejor desde cada uno de los espacios para acompañar esos procesos”.