En un despacho de prensa la Concejal Gonzáles explicó que no acompañó la propuesta de Rossi porque “los considerandos no superaban un párrafo” como tampoco “los fundamentos”, y además hubo “una sola reunión de comisión donde no se demostró absolutamente nada y en forma sucinta fueron ocho renglones donde se decía  que se intentaba desalentar la especulación”

Por lo cual, “intuíamos que estaríamos gravando una propiedad por una simple especulación, ya no de las concesionarias sino del Concejo Deliberante o sea seríamos nosotros quienes especularíamos ya que con este gravamen, que pretendía hacer el concejal, se aplacaría”.

Y consideró que “pretender una exacción de las concesionarias porque en 180 días todavía no se vende un auto, se parece más a una contribución a la recesión o más bien un derecho de importación encubierto, raro”.

Y consideró que los Concejales “no podemos legislar para pretender, es una cuestión muy abstracta, debemos legislar en concreto” dado que  “una Ordenanza no puede ser subjetiva ni estar difusa, porque sería en abstracto y este asunto no tenía fundamentos, estaba inmotivado; ahí que no sabíamos si los efectos que el edil supuestamente pretende o dice que pretende se van a cumplir o no; una cosa es lo que dice en los medios y otra lo que plasma el asunto 907; esto se trabaja en comisiones y demostrándolo, para que el resto comprendamos y logremos demostrar que esa herramienta propuesta al vecino se pueda cumplir, cosa que no dijo ni esbozo en el asunto”.

Además la concejal González expresa su malestar con su par de la UCR porque “en las notas periodísticas “nos hace un montón de imputaciones acusándonos de corruptos, diciendo que nosotros traficamos influencias con las concesionarias  está de hecho comentando en sus propias redes sociales, aseverándolo en los medios y es por eso que personalmente le envié una carta documento, porque quiero que él haga lo que tiene que hacer; que vaya y lo denuncie en sede penal, como corresponde”.

Por lo tanto “Espero que con la carta, ratifique o rectifique sus dichos, que vaya y haga la denuncia penal que corresponda y después veremos qué es lo que resuelve la justicia en lo que respecta a mi persona, generalizar no corresponde y manejarse obviamente de esta forma, en esta época y etapa preelectoral embarrando la cancha y mintiendo es irresponsable”.

Además la edil reivindica su trabajo en la Institución y define como “directa, me pronuncio en todos lados cada vez que he sido interpelada por cuestiones que se han dicho sobre mí, sigo teniendo una gestión austera dentro del Concejo Deliberante y lo que hoy me trae acá es este asunto 907 pobrísimo de contenido y fundamentos”.

E invita al Concejal Rossi “a trabajar desde adentro y no en los medios, trabajar lo que pretende, no es serio con ocho renglones de un acta de Comisión, para frenar la especulación insisto en el asunto 907 sus fundamentos y considerandos, no hablan de bajar precios, no hablan de las denuncias que dice la gente, no hablan en ellos, que las concesionarias traen autos y parece ser que sin patentarlos “los liberarían”, lo cual es un hecho muy grave”.

Además “lo invito también a que denuncie esto que dice estar en conocimiento ya que creo que un auto se libera en el título, es decir, la concesionaria debe venderlo para liberarlo, no podría tener un auto sin venderlo, patentarlo y luego, al tiempo, liberarlo; si ocurre como dice que ocurre, sería contra la ley y por cierto debería hacer la denuncia pertinente.

González también sostiene que en la propuesta de Rossi “hay involucrados intereses que tienen que ver con leyes nacionales y tratados internacionales, la ley 19649 está directamente relacionada con el MERCOSUR, y cuestiones que debíamos observar antes de gravar “caprichosamente” un impuesto por algo que no sabemos por qué ni cuál es la finalidad; ya que ante un equívoco donde nosotros pretendamos cobrar un impuesto para todos en detrimento de todas las concesionarias, no sabríamos cómo nos va a volver la pelota, por potenciales demandas lo digo. No pudimos analizar, por ejemplo: Qué leyes afecta, si estas son de mayor jerarquía. Es más, me animo a decir que de haberse avanzado en el gravamen ahí sí, estas concesionarias podrían y tendrían de qué agarrarse para cobrarnos más impuestos y es más, trasladarían como en la mayoría de los comercios gran parte de los gastos al consumidor; y quién les va a decir que no” opinó.

Por lo cual opinó que “no se puede legislar al tuntún y si no te gusta, te bastardeo, menoscabo, insulto y me engancho en el Facebook para que “todos” hagan lo mismo, cuando en verdad acá se afectaron otros intereses; no sé si a ciencia cierta hay gente que perdió mucha plata relativa a los autos, o sea, gente de la llamada “importante”, y no hablo de particulares ya que los ciudadanos siempre perdemos mucha plata, cosa que está tratando de demostrar el Dr. Rauch, que ahora me venga a sugerir que lo vamos a solucionar con una ordenanza de tres párrafos, infundada, que lo único que dice es que es una “pretensión para desalentar la especulación”, me animo a decir que quizás eso “pretendido” daría más rédito a dichas empresas y estas tendrían justificaciones para trasladar más sobreprecios y con este gravamen no sólo agregaríamos el valor del continente que aún se discute en foros federales, sino que te agregarían al valor final el “pretensioso” impuesto que se les quería cobrar”.

Y volvió a insistir con invitar al concejal Rossi a “trabajar seriamente y luego ya que tenemos inmunidad de palabra, si quiere salga a decir todo porque puede; el límite es cuando miente, es cuando imputa falsamente un delito a una persona, eso es lo que siento de su parte y en ese sentido estoy analizando, carta documento mediante, denunciarlo, ya que su imputación es pública y falsa”.

Y finalmente sentenció: “no represento, no tengo trato con concesionarias, conozco como cualquier vecino a algunos de los que son dueños de ellas, no vendo autos, tampoco vendo seguros, ni tengo taller mecánico, servicio post venta, ni proveo aceites, ni nada que me vincule o acerque al mundo de las concesionarias”. Entiendo que disputas personales o empresariales deben darse en otro ámbito y no en un Concejo Deliberante, mucho menos decir en mi caso particular, que llevo adelante negociaciones incompatibles con mi función, que recibo beneficios de las concesionarias porque está faltando a la verdad”.

Por lo tanto “si el edil cree que hay “lobistas” pues bien, que vaya, lo demuestre y lo denuncie penalmente y si el concejal no se rectifica, respecto de mi persona, haré la denuncia penal correspondiente porque me está imputando falsamente un delito”, concluyó González.