Juntos por el Cambio tensiona al límite el funcionamiento parlamentario y apunta a bloquear la Cámara de Diputados y paralizar el Congreso, para que no prosperen los proyectos del Gobierno.

Tras negarse a prorrogar el protocolo de las sesiones remotas mixtas si no se cumplen sus exigencias, el interbloque opositor irá con todos sus diputados al recinto para reclamar que la sesión convocada por el resto de los bloques legislativos se realice en forma presencial, en medio del crecimiento de contagios de la pandemia.

El presidente de la Cámara baja, Sergio Massa, dijo que abrirá el recinto a los diputados opositores con un “protocolo sanitario”, pero el macrismo amenaza con judicializar la sesión si el resto de los legisladores no está presente.

Los cuatro gremios que nuclean a los trabajadores legislativos rechazaron la postura opositora que pone en riesgo la salud del personal de la Cámara y de los propios legisladores, y reclaman la prórroga de las sesiones remotas.

“La política siempre fue confrontación en la Argentina, pero hoy es otro tipo de violencia. Se pretende que estemos todos en Buenos Aires, sin considerar lo que pasa en las provincias”, dijo la diputada fueguina Mabel Caparrós.

Caparrós, igual que muchos otros diputados provinciales, se encuentra en la provincia, que permanece aislada debido a la falta de vuelos.

“Una pandemia es una cosa inédita. Cuando se te está muriendo un vecino o un familiar, uno cree que te tiene que cambiar la concepción, debería haber generado cambios internos y uno ve que se está usando la pandemia para presiones”, advirtió la diputada por FM del Pueblo.

Y señaló que “Alberto puede simpatizarte o no, pero hace 8 meses que el tipo está luchando para que no se muera la gente en los hospitales, y le pegan por derecha todo el tiempo. Y es imposible que un país puede salir adelante con este nivel de política, ojalá que los jóvenes sean diferentes a todo esto”.

“Creí que oposición y oficialismo íbamos a transitar este tiempo juntos, pero la actitud de la oposición es nefasta. Si buscan posicionarse como oposición dan lastima”, consideró.

“Si perdés la votación la perdés en el debate, no en estas chicanas, Todo apunta a que se detenga el debate por la Reforma Judicial y recién vamos a empezar el camino de evaluar la ley. En el fondo todos coinciden en la necesidad de una reforma, pero no todos en que este sea el momento de debatirla. En este marco es imposible porque no hay escucha de ninguno de los dos lados. Lo de la reforma judicial es más un boicot, un seguir generando cuestiones en contra del oficialismo”, opinó la diputada.

Y agregó: “Después salen por los medios, pero en el lugar donde deben darse las discusiones no se están dando. Esto hace un deterioro de las instituciones. El debate hay que darlo en el recinto, no desde afuera, porque se sientan en programas de televisión y no donde se tienen que sentar”.