Serán financiadas con fondos propios del IPV y forman parte de un total de 118 viviendas a construir, 64 en Ushuaia y 54 en Río Grande.

Los fondos del IPV están compuestos por el goteo diario, a través de la ley Fonavi y por las cuotas de los adjudicatarios que hoy están viviendo en las casas del IPV.

“Nuestro objetivo principal era empezar a reducir la gran demanda que tiene el instituyo, el segundo objetivo fue el pedido del Gobernador, que hagamos todo lo posible para mejorar la calidad de vida de los fueguinos. Y podemos empezar a decir lo que se hace con los fondos”, dijo Leticia Hernández, presidenta de la institución, por FM Del Pueblo.

“Tenemos una proyección estimada de $1200 millones en todo lo que resta del año, y el recupero es importantísimo para invertirlo en más soluciones habitacionales para los vecinos, nos da una posibilidad grande”, agregó.

“El año pasado heredamos el presupuesto 2020, reconducido del anterior, donde el IPV tuvo que afrontar obras que por ahí no tenían nada que ver con lo habitacional. Antes de la pandemia teníamos proyectadas 1200 viviendas en los 4 años de gestión, pero quedó postergado por la pandemia”, afirmó Hernández.

Y dijo que “el análisis de diagnóstico del 2020 nos tiró abajo la proyección para este año, además nos encontrábamos con un IPV devastado donde no se gestionó para viviendas, tampoco durante los 4 años de Macri se planteó la construcción de viviendas. Hoy podemos decir que después del invierno podemos construir 624 viviendas, a esto se le suma 16 de las viviendas sustentables. Para mayo vamos a estar abriendo sobres para estas 16 viviendas”.