El juez Cesari Hernández dispuso una pericia sobre los dispositivos móviles secuestrados en el despacho de Raúl Sahade, en el marco de la investigación que se lleva a cabo por presunto cobro de fallos y “arreglos” de causas en el juzgado de Sahade.

El peritaje busca las comunicaciones entre Sahade y una abogada amiga, por el presunto cobro indebido de honorarios a un cliente, condenado por “homicidio culposo” a raíz de su participación en un accidente de tránsito.

La medida del Juez Cesari Hernández también dispone el peritaje sobre las cuentas bancarias de Sahade, el mismo juez que ayer pidió una pericia psiquiátrica sobre el gobernador Gustavo Melella, en el marco de una causa por supuesto abuso sexual cuando Melella era intendente.