Por Fabiana Morúa. Durante la jornada del sábado 7 de mayo, una bebé de 3 años fue llevada por sus padres al hospital de Río Grande ya que tenía una herida de gravedad.

En lo que duró la consulta y después de realizarle las radiografías pertinentes, los médicos que la atendieron advirtieron una quebradura en uno de los brazos de la menor.

Cabe destacar que se trató de una herida que databa de más de 24 horas antes de la llegada a la Guardia del Hospital Regional Río Grande.

Asimismo, los profesionales de la salud denunciaron el hecho y, de esta manera, tomó intervención el Juzgado de Instrucción, quienes se encuentran recolectando pericias y testimonios para llegar a una respuesta concreta.

Hasta el momento, los principales imputados y acusados del hecho son los padres de la menor.

Desde el Hospital Regional Río Grande informaron que “la niña se encuentra en buen estado, continúa internada preventivamente” ya que “se le están realizando estudios, según lo indica el protocolo”.

Además, aclararon que “la investigación corre por parte del Juzgado, ya que son quienes deben juzgar si hubo o no maltrato”. En ese mismo sentido, sostuvo que “la denuncia de los médicos es porque tenemos un protocolo que seguir en caso de que exista una sospecha de posible maltrato, lo cual no significa que lo sea”.

Sin embargo, remarcó que realizar este tipo de protocolos “es obligatoria la denuncia por parte del médico que atiende ante la sospecha, dado que se busca la protección del menor”.

Paralelamente, desde la Justicia informaron que en la causa judicializada “interviene la fiscal Vanina Cantiani dado que se formó una causa penal. En esta causa los padres fueron imputados”. Indicaron que “está en plena investigación dado que se trata de una fractura en una bebé de 3 meses de vida”.

Dicha investigación está a cargo del juez de Instrucción, Raúl Sahade.