Luego del incidente del avión Hércules TC-69 que intentaba hacer un puente aéreo entre el continente y la Antártida, y de las numerosas pruebas de hielo del rompehielos Almirante Irízar, comenzaron las alertas sobre el abastecimiento en las bases antárticas.

Según el portal Infobae, las fuentes consultadas al respecto pidieron “no ser identificadas” y declararon que  “estamos haciendo las cosas a lo Pujato”, en referencia al militar pionero en la fundación de las primeras bases antárticas.

Ambas bases, Marambio y Belgrano II, no dispondrían de muco más tiempo para continuar funcionando normalmente sin las provisiones necesarias y sin el combustible.

El mencionado coronel Hernán Pujato fue el fundador de la primera base argentina a comienzos de 1951, la General San Martín, y tres años más tarde establecería la General Belgrano. Pero la autodenominada Revolución Libertadora que derrocó a Perón, obligó a Pujato a renunciar a la dirección del Instituto Antártico, que él mismo había creado y a ser condenado a un olvido de por vida.