El director médico del Hospital Regional Río Grande, Cristian Tejedor, se refirió a la situación del Coronavirus en Río Grande y, particularmente, los que se encuentran internados en el nosocomio: “Hay más de 10 pacientes internados porque tuvieron alguna complicación y algunos de ellos internados graves en terapia intensiva”, expresó en una entrevista con Radio Fueguina.

Sostuvo que “es dinámico, no puedo decir lo que va a pasar en las próximas horas porque puede haber algún paciente en sala de aislamiento que necesite la terapia o alguno que mejore su condición”.

La ciudad cuenta con aproximadamente 500 pacientes en seguimiento en domicilio por ser casos activos o sospechosos de COVID-19. Tejedor afirmó que “la enfermedad avanza bastante rápido en algunos casos, hay pánico en muchos casos como en cualquier pandemia. El pánico es uno de los elementos importantes y lo que nosotros queremos recordar siempre es el distanciamiento social, el uso de tapabocas y barbijos y la higiene de manos como ejes principales de cualquier pandemia con gérmenes respiratorios”, determinó el director del HRRG.

Sobre la atención de los turnos en consultorio; Cristián Tejedor informó: “La cantidad de pacientes internados y la complejidad de la situación, el comportamiento social y la situación epidemiológica de la ciudad nos llevan a que tengamos que restringir aún más la atención en consultorio, eso será por las próximas 2 semanas, pero es muy dinámico así que el comportamiento de lo que hagamos para la sociedad va a depender de lo que pase en el Hospital donde vamos a estar atendiendo pacientes moderados y graves”.

Respecto a la capacidad del Hospital para atender esta situación es que “no nos desborda, nos preocupa que, si esto sigue así, si el comportamiento social no cambia puede que en un tiempo tengamos que tomar decisiones duras, eso sí nos desborda, pero no la situación actual”. Añadió: “Las decisiones duras son decidir quién puede o no recibir un tratamiento, quien puede o no tener una cama disponible, eso es lo que no queremos que pase”.

Ante el caso de que el Hospital necesite apoyo, señaló que “es mejor tener un plan B en la ciudad que en Ushuaia y lo tenemos, aunque esperamos no tener que ejecutarlo”.

También detalló que “es un triage ampliado en gimnasios, en áreas más grandes y no es lo mejor porque esa es medicina de guerra y nos sirve para la salud de la gente, sirve para determinar quien recibe o no un tratamiento”.

“En el Hospital tenemos muchas camas para recibir pacientes, ese no es un problema en este momento, lo que sucede es que al crecer la cantidad de pacientes nosotros tenemos que empezar a sacar profesionales de otras cosas”.

Con los profesionales jubilados que se sumarían al Hospital en este contexto, el director del Hospital en Río Grande, indicó que “siempre la experiencia en un profesional de la salud es muy importante y pueden detectar cosas que no se puedan detectar, vienen con mucha experiencia y uno se siente honrado que un profesional y un colega venga a colaborar”.

También fue consultado por las horas que trabaja el personal médico del hospital abocado al SARS-COV-2: “Perdimos la cuenta. Muchos de nosotros no tenemos licencia desde que todo esto empezó, muchos de los fines de semana afectados y el teléfono es una herramienta de doble filo, nos mantiene alerta a muchos y en eso uno no se da cuenta y se desborda; pierde de vista a la familia, pero para mantener a la familia protegida hoy tenemos que mantenernos distantes”, analizó.

Finalmente, se le consultó por la cantidad de personas que llaman al hospital por día, el médico señaló que “tenemos más de 200 a 300 llamados por día como mínimo al 107 de pacientes nuevos. Después tenemos las llamadas de controles de pacientes que son contactos estrechos y de pacientes diagnosticados. En total, los llamados que recibe el Hospital debe superar los 800 por día, entre todos los teléfonos afectados que no solo es la línea de emergencia”.

Para atender la creciente demanda médicos, algunos profesionales jubilados del Hospital se autoconvocaron para colaborar con el centro de salud: “Buscan colaborar con el área del 107, ellos son los que reciben los llamados como médicos reguladores, también colaboran en el seguimiento de pacientes positivos en domicilio”, remarcó el director del Hospital Regional Río Grande, Cristián Tejedor.