En horas de la tarde de ayer, en la extensión de la ciclovía a metros de la Ruta N° 3, cuando el juez Daniel Cesari Hernández sufrió una cobarde agresión de parte de dos personas, que además de atacarlo a patadas, intentaron robarle su teléfono celular.

“Estoy bien, tengo un poco dolorida la cabeza porque recibí patadas. Tengo 54 años, no importa que yo sea juez. Pero me atacaron dos personas 20 años más jóvenes que yo en una actitud muy cobarde, porque estaba en el piso y ellos me pateaban en la cabeza”, relató el juez por FM Del Pueblo.

“Por qué se generó esto? Porque soy una persona que no miró para el costado. Yo soy juez las 24 hs del día. Voy circulando por esa ruta todos los días, que se acaba de señalizar recientemente, porque murió un motociclista por una maniobra similar a esta”, continuó.

“No tengo custodia, no tuve ni voy a tener, porque la policía está para cuidar a la gente”, advirtió.

Y relató que “voy por ahí y veo a un señor que empieza a circular en contramano por la vía que viene del Cristo para el norte, se mete en la banquina del mar y de contramano encima. Había mucha gente corriendo por ahí, una de esas personas era mi esposa. Y este auto se mete en la ciclovía”.

“Ahí como juez tomo la decisión, que hago?, sigo corriendo y me voy a mi casa y si se mata alguno me avisaran y tomaré intervención o hago lo que debo hacer?, entonces bajé y le saco una foto al auto. Le digo que soy el juez de turno y que voy a poner en conocimiento de esto a tránsito. Ahí es donde me atacan, me roban, termino cayendo en el piso y los muchachos me empiezan a patear los dos juntos”.

Algunas versiones indicaban que Hernández se había tirado al piso a propósito, pero el juez lo desmintió: “Me duele que pueda haber tanta maldad en la gente, de mentir tan descaradamente. Ahí están las lesiones constatadas en el hospital”.

“Todo esto terminó cuando unas personas se acercan a mí, me trasladó la ambulancia para control, y llegué con una presión de más de 16.10 al hospital. Los médicos constataron más de 10 lesiones. Esto empezó a las 6 de la tarde y terminó a las 2 de la madrugada, porque después tuve que ir a declarar a la comisaría como cualquier ciudadano, es lo que tengo que hacer”.

“Tengo que colaborar con la investigación para que siga adelante, para que otro fiscal diga cuál es la suerte de estas personas. Yo ejerceré mis derechos como cualquier ciudadano, por no mirar para otro lado y comprometerse”, aseguró.

En cuanto a la cantidad de policía que se convocó en el lugar, Hernández señaló que “eso lo determina la misma policía, yo no pedí que manden tantos patrulleros. No soy yo quien tenga que hacer una multa, eso le corresponde a tránsito. Y robarle el teléfono a una persona por su condición de juez, he intentar molerlo a patadas…”.

Ya quedó hecha la denuncia, y ahora interviene el fiscal de turno.