Por Silvana Minue.-

Personal de la Secretaría de Comercio procedió este martes a la clausura del comercio “Disco Pub Latino”, por supuesto incumplimiento del protocolo que rige para locales gastronómicos y bares.

Según la información oficial del Gobierno Provincial, este martes por la noche y tras la recepción de un aviso acerca de la realización de una fiesta privada en un comercio de Ushuaia, el órgano contralor clausuró preventivamente el local, ya que el accionar habría violado el DNU 714/20 del Gobierno Nacional, que prohíbe las reuniones sociales, al cual la provincia adhirió oportunamente mediante Decreto provincial 1190/20.

En este marco, el propietario Gustavo López, en primer lugar, indicó que “el pub cumple con las medidas sanitarias como la toma de la temperatura utilizando la pistola laser, hay seis expendedores de alcohol en gel ubicados en los puntos estratégicos del lugar como en la entrada del baño en la barra. También tenemos la cartelería correspondiente y las señales para mantener el distanciamiento social que están ubicadas en el piso. Todo está al pie de la letra y me molesta que el Diario Prensa diga que no cumplimos con lo que rige, eso es mentira de acá a la China”, aseguró molesto con el tratamiento mediático del tema.

Asimismo, Lopéz aseguró que el local durante los días que permanece abierto, como jueves, viernes y sábado con aproximadamente 60 personas, “han ingresado los agentes policiales como los funcionarios de control y no han encontrado nada raro, pero no sé qué paso que justo ese martes clausuraron”.

Sobre el hecho puntual explicó que “el boliche tiene una capacidad para 60 personas, esa noche estaban invitados 40, pero 20 no fueron. Se trataba de un cumpleaños de 15 años de una familia religiosa y de entrada se dijo que quien no tenga barbijo no ingresa o se retiraba. Inclusive en la tarjeta de invitación se especificaba de cumplir con las normas. En cada mesa había 8 personas y estaban separadas entre sí, de silla a silla había 1 metro y medio”.

“Nada de lo que se dijo fue cierto, ni siquiera los pibes estaban caminando, ni amontonados, estaban todos tranquilos”, sostuvo. “La cuestión es que le arruinaron la fiesta a una familia siendo que ellos mismos prepararon la comida, la torta, yo solo le presté el local y ganaba con la bebida”.

Además, el propietario del pub-restaurant apuntó que el personal que se presentó en la fiesta para asegurar que se cumplan con las medidas “dijeron de separar más las mesas, lo hicimos, pero después de 10 minutos volvieron con la faja. Tal vez a través de un llamado telefónico de alguien que no vio las condiciones, les ordenó cerrar”.

“Tengo 59 años, trabajo mucho y lo que menos quiero hacer es enfermar a los demás. Así que por ahora es una clausura de 10 días, pero estoy tratando de que sean menos porque estoy teniendo muchas deudas, entre impuestos y sueldos, sin actividad y ahora esto me parte al medio. Solo es una sanción y yo ni siquiera puedo entrar a mi negocio. Estoy pagando las deudas con cucharitas”, aseguró.

Finalmente, López remarco que “no soy ningún improvisado, tengo años de gastronomía. Yo sé cómo manejar esto, lo que veo es que quienes no saben hacerlos son los que dictan las normas; en los centros invernales se juntan todos sin control, entonces si se tolera eso, como no me van a tolerar a mí que tengo seguridad y estoy atento a estas cosas”.