En diálogo con Radio Fundación Austral, el jefe de gabinete Leonardo Gorbacz realizó un balance de la gestión provincial y sin bien avizoró un futuro complicado para el próximo año, destacó la importancia del ordenamiento del estado que realizó la gobernadora Rosana Bertone, lo cual establece “un piso para realizar una planificación distinta a cuatro años más”.

Gorbacz se refirió además al panorama económico actual aseverando que “quedamos rezagados respecto a la inflación pero hay que ver de dónde partimos y cuál es el contexto nacional, cómo están las otras provincias”.

Al respecto el funcionario valoró que “hoy afortunadamente hemos pagado sueldos, no hemos echado gente, hemos dado los aumentos que hemos podido dar. Estamos ordenados y en condiciones de seguir en este camino ascendente para mejorar la situación de los trabajadores públicos” aseveró; “creo que el 2019 va a ser el año donde se empezará a recuperar el poder adquisitivo del sector público”.

El Jefe de gabinete provincial admitió que si bien “fueron años de pérdida, no fue porque quisimos, o porque la gobernadora tiene mala voluntad; sino que realmente hemos perdido recursos nacionales que antes teníamos garantizados. No ha habido adelanto de coparticipación para pagar sueldos como históricamente hubo en la provincia. Hubo que vivir con lo nuestro, hoy estamos viviendo con lo nuestro” aseguró.

“Hubo que tener la responsabilidad de decir `bueno tratemos de cuidar que todos los meses el empleado público tenga su sueldo, que haya insumos para poder brindar los servicios que corresponden  a la gente´. La inflación no ayudó, pero si hubiésemos tomado decisiones irresponsables hoy estaríamos desordenados, discutiendo cuándo se cobra el sueldo, si se paga o no el aguinaldo en cuotas, como pasó siempre. Hoy esto no pasa” afirmó Gorbacz.

En este sentido, opinó que si bien el empleado público tiene razón en reclamar, “tiene que ver también que, el que realmente esta sufriendo es el empleado de la fábrica o del sector privado, donde ha perdido el empleo. El empleado público sabe que el empleo no lo va a perder, tiene un piso de tranquilidad que lo vamos a cuidar y haremos todos los esfuerzos que haya que hacer para mejorar eso”.

Paralelamente, el jefe de gabinete indicó que “seguramente en febrero habrá alguna posibilidad de conversar con los sindicatos, ojalá que sea “fructífera, donde se hagan planteos que sean posibles de cumplir”.

“Creo que hoy con el ordenamiento que hemos dado tenemos la posibilidad de discutir esto, lo que no quiere decir que vayamos hacer cualquier cosa o tirar manteca al techo porque sería engañarnos. Pero hacer algo serio, responsable y paulatino seguramente va haber” finalizó.