La concejal Verónica González se refirió a la presentación del Presupuesto que finalmente se concretó ayer, por parte del Municipio, con la exposición detallada del secretario de Finanzas contador Oscar Bahamonde. La representante de FORJA destacó el superávit de la actual gestión Municipal de Melella como así también la “responsabilidad” en la administración de los recursos públicos.

La edil señaló que el proyecto enviado por el Municipio “mantiene las cuentas claras y sigue definiendo el superávit con el cual se viene manejando el Ejecutivo” además recordó que la administración municipal está “sin endeudamiento, lo cual es fundamental” al tiempo que buscó transmitir tranquilidad “en este momento de tanta vulnerabilidad respecto de cuál va a ser la proyección sobre el aumento de los impuestos y el valor de la unidad fiscal”.

Recordó que la “unidad fiscal pasará de los 11 a los 14 pesos” y precisó que esto generará “un 24% de incremento en los impuestos”, muy lejos del 74% que sostiene su par Raúl von der Thusen al tiempo que pidió que se tenga en cuenta “la calidad en los servicios” que presta el Municipio de Río Grande” entendiendo que hay un “equilibrio que evidencia una prolijidad respecto de lo que se dice, y de lo que se le plantea al vecino, por lo cual me llamó atención durante estos últimos días los planteos de tarifazos, (en referencia a von der Thusen) cuando sabemos que somos muy cuidadosos a la hora de acompañar las vicisitudes por la que estamos todos pasando, y tuvimos que esperar a esta presentación para aclarar esta situación”.

La edil entendió que no podemos ir en “detrimento de la ciudad respecto de lo que son nuestros fondos coparticipables, por eso insistimos con que debe de haber un equilibrio tarifario, a pesar desde el Concejo Deliberante no hemos avanzado en adecuar nuestra tarifa, y esto se plasma en las deducciones, adecuaciones, y en las propuestas presupuestarias que debe de hacer el Ejecutivo”, dijo.

Por otra parte recordó que el ciudadano de Río Grande debe hacer frente a los aumentos del servicio de energía y de agua que en Ushuaia lo brinda el Gobierno de la provincia y en Río Grande lo hacen la cooperativa y el Municipio respectivamente entendiendo que los habitantes de la zona norte también deben pagar por servicios que no reciben por parte de la provincia.

González opinó que en “Río Grande el presupuesto se ve reflejado en Educación, Salud, en Obras Públicas, en Seguridad, en Deportes, en Planeamiento Urbano, en todo lo que tiene que ver con las nuevas tecnología, un trabajo con muchísima conciencia social, y muy equilibrado a la hora de brindarles los servicios a los vecinos” y aseguró que a su entender “los vecinos responden de esa misma manera cuando pagan sus impuestos, y cuando contribuyen a que la calidad de vida nuestra se mejore, tenemos que observar muy bien qué clase de ciudad tenemos, uno no hace comparaciones tediosas respecto de las otras, pero acá sabemos que se está trabajando muy bien, y no podemos ir en contra de esto”.

Y criticó a su par, sin nombrarlo, al decir que “se habla de tarifazos, de este ‘cuco’ que se plantea de porcentajes a la gente y hoy quedó claro que no es así, pero que si va a haber una readecuación de la unidad fiscal que más o menos va a impactar en un 24%, pasando de 11 a 14 pesos la unidad fiscal, pero sin lugar a dudas esto va de la mano del equilibrio tarifario que necesitamos para seguir sosteniendo los niveles de coparticipación provincial”, insistió.

Finalmente sostuvo que la “obra pública es mejora del calidad de vida, como así también lo es la salud, el Centro Mamá Margarita, la recreación a nivel deportivo y social, el acompañamiento a nuestros jóvenes, las becas universitaritas, todo esto  tiene  que ver con la vida, y acompañar al vecino, lo cual esto significa que yo pago los impuestos, y los impuestos vuelven a la ciudad con este tipo de condiciones, beneficiando al vecino, y esto traduce el presupuesto que nos vinieron a presentar”.