Luego del acto de adjudicación de la obra de construcción de la planta de líquidos cloacales en la Margen Sur la Gobernadora Rosana Bertone volvió a ratificar su opinión con respecto a la “deuda” que diferentes administraciones contrajeron con los barrios de la Margen Sur

En un párrafo de su discurso la mandataria señaló que la obra estaba abandona como muchas otras que encontró su gestión en la provincia por lo que posteriormente, al ser consultada sobre el particular, la Mandataria fueguina indicó que “todas las administraciones han tenido una deuda pendiente con la Margen Sur, es como el patio trasero de una ciudad que no se quiere mirar” remarcó tras luego recordar que ya lo había sostenido “en mi discurso del 1 de Mayo” ante la Legislatura provincial.

Y se defendió de las críticas por las obras que el Gobierno ejecuta en ese sector de Río Grande asegurando que “me estigmatizan porque hacemos obras aquí” pero explicó que “no puedo hacer obras en Belgrano y San Martín” en referencia a la intersección céntrica de Río Grande porque allí “ya tienen las cloacas; el agua y la electricidad”.

Y aseguró que “la Margen Sur siempre ha sido manejada de manera clientelar por la política, los vecinos han sido traídos, también, de manera clientelar; las usurpaciones han estado a la orden del día y han sido permitidas por la clase política y también desde el poder, si se quiere había un “no ver” de todos”.

Y aclaró que en su caso personal “no tuve nada que ver con todo eso” y dado que “creo en la legalidad de los actos y creo que las inversiones y que las posibilidades de solución se deben dar de manera legal es que estoy impulsando estas obras aquí que son importantes para los vecinos como plazas; el centro CONÍN para chicos que tienen problemas de alimentación; obras del IPV; viviendas; la regularización de los terrenos que fueron expropiados por la Legislatura para que los vecinos tengan la posibilidad de contar con su escritura pública, su contrato de compra – venta” como también mencionó “las obras de agua y cloacas, red de gas; y ahora anunciamos la obra de tratamiento de líquidos cloacales”.

En el mismo sentido la Gobernadora señaló que “todo el mundo sabe quien hace clientelismo y quien no y eso se ve y se verifica en cada elección” sin embargo es su caso personal desde el Gobierno de la provincia “quiero que todos los ciudadanos tengan acceso a Derechos, a mí me parece que antes que un plan social o una bolsa de comida es mejor que tenga un trabajo”.

Y en tal sentido opinó que en la Margen Sur “la tenemos relevadas con algunas instituciones internacionales y tenemos un muy bajo factor de incidencia de empleo público, solo en esta zona de la ciudad un 2% de las personas accede al empleo público, en su mayoría son empleadas domésticas o personal de casas particulares que trabaja del otro lado del puente y en algunos casos trabajadores de fábricas.”

Y aseguró que desde el Gobierno “estamos intentando, cuando urbanizamos en este lado de la ciudad, realizar una mistura social para que pueda cambiar la realidad social” entendiendo que la misma no va a cambiar si nosotros no intentamos dar derechos reales”.

A pesar de que el Gobierno de la provincia no brinda servicios de agua y cloaca en Río Grande la mandataria mencionó que en el caso de la futura planta de tratamiento de líquidos cloacales “el Gobierno tiene contratada, en esta obra, la operación y mantenimiento por un año luego de finalizada la obra, y luego estará en manos de las autoridades provinciales y municipales de ese momento de cómo llevar adelante la operación y mantenimiento”.