La ministra de Educación, Ciencia y Tecnología de la provincia, Analía Cubino; junto a sus pares de las otras provincias y del titular nacional de la cartera educativa, Jaime Perczyk; recorrió el centro de distribución donde se encuentran 8,2 millones de libros escolares que serán destinados a estudiantes y docentes de escuelas primarias públicas de gestión estatal, privadas de cuota cero y privadas de oferta única, de los cuales, 29.258 serán para Tierra del Fuego.

Este operativo de entrega y distribución de material educativo, el cual se encuadra en el programa “Libros para aprender”, se replicará en mayo para el nivel inicial y, durante el segundo semestre, para el secundario.

La ministra Cubino destacó la inversión del estado nacional, en unos 6 mil millones de pesos, destinados a “retomar el camino de la alfabetización nacional, con libros de lengua y matemática, los cuales, fueron elegidos por los representantes de las provincias en las distintas comisiones nacionales donde pudimos participar y definir como se iba a llevar adelante esta propuesta”.

“Es un momento muy importante de recuperación para la educación argentina y también para nuestra provincia. Son libros que van a recibir estudiantes y docentes; acompañados de una buena estrategia desarrollada por el ministerio provincial y nacional donde, además, haremos distintas actividades juntamente con las escuelas para aprovechar este material que no va a estar en la biblioteca. Va a estar en las manos de cada una de los y las estudiantes”, expresó la Ministra.

Por su parte, el titular de la cartera nacional, Jaime Perczyk, afirmó que “son más de 8 millones de libros que las provincias nos pidieron que compremos, los cuales estarán en propiedad de los chicos, para ir a la escuela y llevarse a casa, con más días y horas para fortalecer la educación y para que las familias apoyen a los chicos en el camino del aprendizaje”.

“Estamos muy desafiados con este programa, que llega a 24 provincias, con libros que tuvieron y tienen un proceso de selección, distribución y enseñanza complejo, es como la realidad de la Argentina. Estamos muy felices, pero al mismo tiempo, muy desafiados” concluyó Perczyk.