Por Silvana Minue. A unos pocos kilometros del centro de Ushuaia, más precisamente en Luis Fernando Martial 3553 se encuentra la Escuela de Esquí Ushuaia que de la mano de Coco Beltrame y su familia enseñan a incursionar en los deportes de invierno.

Todo inició con una pequeña cabaña ubicada a base del Martial, y de a poco, todo el dinero que ingresaba se invirtió en equipos e infraestructura. Así el esfuerzo rindió sus frutos y comenzaron con una premisa que chicos y chicas tomen contacto con la nieve y el clima sureño desde la niñez. “Actualmente tenemos un edificio de 200 m2, un pequeño módulo de elevación para principiantes, dos perchas para fabricar nieve, y un pisanieve para poner en condiciones la pista y garantizar la presencia de nieve todo el invierno. Gracias a ese equipamiento y con el clima frio de estos meses, podremos continuar la enseñanza hasta mediados de octubre”, contó Coco Beltrame a TIEMPO FUEGUINO en el calor del Cafe-Bar “Refugio de Montaña”. Allí además de merendar tortas y bebidas calientes, los padres observan como sus hijos dan sus primeros pasos en el esquí en compañia de los instructores.

Con una privilegiada y panorámica vista a la ciudad, toda una familia puede disfrutar de las clases como así también del paisaje que vale la pena decir es un lugar testigo de la bajada de antorchas que da inicio a la temporada invernal. Este año, por las razones de público conocimiento, no se pudo realizar el evento, no obstante, las actividades se realizan día a día y con el rigor sanitario que corresponden.  “Aquellos que nos eligen encontrarán un lugar cálido y se sentirán protegidos más en esta situación de pandemia por el COVID-19, tratamos de hacer todo lo posible para recibirlos con los protocolos vigentes de salud”, explicó y especificó: “se amplió el salón para tener más espacio en la confitería, se hizo una nueva puerta de salida para tener más circulación de las personas. Esta es nuestra casa, gracias al apoyo de los pobladores que nos eligen para dar sus primeros lanzamientos podemos continuar adelante”.

Mientras un grupo de niños aprenden a usar el esqui buscando el equilibrio en la tarde soleada, Coco sostuvo que el Centro creció gracias al compromiso de los instructores de esquí y snowboard, del personal de atención al público y del refugio de montaña. “Son residentes de Tierra del Fuego, nacidos aquí, muchos son nivel 3 de AADIDESS. Son chicos que vienen trabajando desde muchos años con muy buena onda y que son parte de la familia. También hay instructores que fueron alumnos de esta escuela como Priscilla Gaulan que en contra-temporada se va a Japón a enseñar. Hay un buen plantel, pero no solo nos orgullece la capacidad técnica sino también la calidez humana que tienen”.

“Lo primero que se enseña es a evolucionar de acuerdo a sus condiciones, una persona puede tirarse de una barranca y ver como frena después. Pero no es así, en el llano es la primera enseñanza, sin pendiente, sentir el equipo sobre sus pies, es como si el peso aumenta diez veces más, cada persona necesita su tiempo de adaptación. Lo que primero se les enseña es a no apurarse. De peldaños pequeños se tiran hasta lugares empinados”, volvió a remarcar Beltrame.

Si bien es una empresa la Escuela de Esqui sigue manteniendo viva el espíritu del Montañez y eso se sigue transmitiendo de generación a generación. “Lo principal es que fue una familia que comenzó a trabajar y lo seguimos haciendo.  Nuestros tres hijos dan clases de esquí, hasta uno de ellos llegó a competir en las Olimpiadas 2016, otro es instructor nacional y el último nos acompaña dando clases”.

“La familia se integra también por los jóvenes que nos acompañan brindando el servicio. Tratamos de inculcar la amistad con la nieve, o sea que la Montaña y las nevadas no sea algo que te haga encerrar en tu casa a mirar solo televisión, sino que sea una invitación a pasar el día deslizándote. Muchos comenzaron a deslizarse en montes chiquitos, y mañana pueden tener la emoción de deslizarte, es tratar de amigarse con el invierno y las montañas”, finalizó Beltrame.

Tarifas

Cabe destacar que se mantienen los valores del año pasado, no hubo aumentos en los precios para la temporada 2020. Así los residentes podrán disfrutar de clases de esquí alpino o snowboard. Por ejemplo, una clase colectiva, de 4 a 8 personas, puede costear $2920, de 3 personas $3450 (1150 cada uno), de 2 personas 2700 (1350 cada uno). Se agregarán clases para adultos los sábados y domingos.

En la página http://escuelaushuaia.com/ se puede conocer más sobre esta tradicional institución.