Por Néstor Schumacher.- Mucho se habló del acuerdo firmado entre NewSAN y la UOM. El aumento de 41% generó más de una voz en contra del mismo y, a primera vista, parece que algo no cuadra. Con más de 100 días transitados de pandemia y la economía argentina en, quizás, la situación más compleja de su historia, y la provincia transitando sus niveles más altos de desempleo, claramente hay un conflicto por debajo del conflicto. ¿Es un conflicto de poder sindical? ¿Una lucha política? ¿O simplemente un acuerdo?

Antes de repasar los puntos del acuerdo, me gustaría explayarme en el contexto de la provincia. En la mayoría de los emprendimientos privados vemos una gran dificultad por permanecer abiertos o no despedir personal, menos que menos hablar de aumentos. Para muchas PyMEs la pandemia ha llevado la situación a un límite, tal es la presión que la Legislatura implementó el programa PROGRESO; a fin de financiar a las empresas para que no cierren. En la misma línea, los empleados estatales y docentes recibieron una suspensión de sus acuerdos homologados con el ejecutivo, sin mayor presiones de los gremios. Y por último, el panorama del sector que más divisas genera, el turismo, será bastante sombrío con una pandemia que parece perdurar por un buen tiempo en el AMBA (principal fuente de turistas nacionales) y Brasil (primer país de visitantes extranjeros). Con todo este contexto: ¿Es tan malo un acuerdo del 41%? ¿O es que hay ciertos “interesados” que buscan sacar tajada de un conflicto gremial en la industria de Ushuaia?.

Sin extendernos más, veamos un detalle breve del acuerdo:

  • Bono extraordinario equivalente al 50% del salario de cada trabajador abonado entre el mes de mayo y julio de 2020.
  • Bono de $4.000 a cuenta de futuros aumentos abonado a partir de febrero que se incorpora al básico y recibe el aumento.
  • Aumento del 30% a partir de julio de 2020, aplicable a todos los ítems.
  • Aumento del presentimos para el turno mañana y tarde del 50% (pasan de $2.500 a $3.750 por mes).
  • Aumento al presentimos del turno noche del 100% (pasan de $2.500 a $5.000 por mes).
  • Compromiso de estabilidad laboral y la incorporación de 400 trabajadores.
  • Cesión de producción a fasón (se paga por producción) a favor de Ambassador Fueguina. Se sostienen 54 puestos de trabajo hoy parados.
  • Apertura de mesa de trabajo en enero de 2021 para analizar evolución y ajustes del acuerdo en caso de acelerarse la inflación.

Como primer punto, nobleza obliga, el acuerdo de Ushuaia es del 41% mientras que el de Río Grande es del 51% de aumento. ¿De dónde se explica la diferencia? Ambas ciudades pasaron casi tres meses sin producir, pero la industria de la capital pagó los salarios. Asimismo, desde la firma comentan que acompañaron a los trabajadores con bolsones de comida, se puso un equipo de mantenimiento de planta para soluciones en los domicilios de los empleados (rotura de calderas, cortes de agua o calefacción). En esa misma línea estuvo el acuerdo con la farmacia del gremio: se podían obtener recetas digitales y los medicamentos eran enviados a domicilio. Sin caer en un institucional de NewSAN, los beneficios extra al pago del salario completo harían que cualquiera piense que la relación entre empleador y empleado es cordial y dificulta el encontrar una causa de origen al conflicto.

Si nos enfocamos en el aspecto gremial, hay algunos puntos interesantes a destacar. Como bien se sabe, las UOM de Ushuaia y Río Grande son independientes: Tapia es el representante en Ushuaia y el “Zurdo” Martínez en Río Grande. Como podrán imaginarse, dividir un gremio para reclamar no es la mejor estrategia, por lo que para los que no están en el mundillo de la política aclararemos que la relación no es buena. No es un secreto tampoco que el “Zurdo” siempre quiso poder hacer pie en Ushuaia, debilitar la imagen de su rival siempre sería una buena excusa. Otro punto no menor es el conflicto que atraviesa la clínica de la UOM en Río Grande, donde se denuncia la falta de pago en los sueldos de los trabajadores. Lo más curioso es que la clínica no puede pagar sueldos porque, si, lo adivinaron, la UOM le debe plata por la prestación del servicio.

Si observamos el cuadro a continuación, veremos que el escalonamiento del aumento de Río Grande, aunque con mayor porcentaje en diciembre, implica un menor aumento total a lo largo del semestre. En esa misma línea, la asignación no remunerativa de Ushuaia es un 120% mayor a la de Río Grande. Entonces, si el acuerdo de Ushuaia es mejor en plata que llega al bolsillo del trabajador, ¿Por qué el énfasis en recalcar que el de Río Grande es la “vara”?

Aumentos de los metalúrgicos
Meses Incremento salarial
Río Grande Ushuaia
Julio   31 % 41 %
Agosto   31 % 41 %
Septiembre   41 % 41 %
Octubre   41 % 41 %
Noviembre   41 % 41 %
Diciembre   46 % 41 %
Suma del porcentaje total 231 % 246 %

 

Promedio mensual del segundo semestre 2020 38,5 % 41 %
Asignación no remunerativa $ 10.000 $ 22.000

 

Si pasamos al apartado político también podemos hablar de “tejidas” entre unos y otros. Acá no es la plata el punto de inflexión, sino la situación de Ambasador Fueguina. La empresa se encontraba en una situación financiera compleja, lo que había generado en algunas voces del oficialismo ligadas al sector industrial, un interés por explorar la cooperativización de la firma. En el acuerdo aceptado, NewSAN brinda un contrato por 7000 televisores a la empresa a fin de refinanciarla y que pueda hacer frente a sus compromisos, lo que tira por la borda cualquier intento de tomar control de Ambassador. Que otra cooperativa aparezca en el panorama industrial de la ciudad aumenta el control de los grupos políticos más sociales en el sector, le permite más margen de maniobra y negociación; importante teniendo en cuenta que buena parte de las fábricas del resto del país no estarán operando bajo la cuarentena estricta de julio. Este es un intento de, como me gustaría llamarlo coloquialmente, “expropiación de cabotaje”. La medida le daría más peso a algunos amigos del poder; dejándolos elegir a dedo a los operarios y tratar de desprenderse del sistema de NewSAN, donde los contratos de fabricación los brinda el privado, pudiendo negociar “por afuera” las cooperativas. 

Hay mucho para desenmarañar del acuerdo, más que por el acuerdo en sí, por los jugadores que están involucrados. Siempre hubo cierta lucha de poder en la UOM, pero ahora pareciese que desde la ciudad del norte de la provincia encontraron aliados donde menos los esperaban. Pocas declaraciones se hicieron sobre el tema, pero allegados y asesores siempre hacen comentarios, hoy no por los pasillos, sino por las redes sociales. Mientras la provincia se sume en una situación crítica, los mismos de siempre buscan sacar rédito del privado y utilizar a los trabajadores; la pregunta que queda es: ¿Qué tanto influirá su llegada a los despachos de San Martín 1431?.