4.1 C
Río Grande
19 de abril de 2024

Emilio Sáez después del incendio: “La gente no me deja aflojar”

Por Elias García.

A apenas cuatro días del devastador incendio que destruyó por completo la emblemática panadería La Unión de Tolhuin, su fundador y dueño Emilio Sáez afirmó estar sorprendido por la repercusión inmediata y las notables muestras de ayuda que tuvo en escasas horas por parte de centenares de visitantes locales, nacionales y extranjeros.

Sáez (o simplemente Emilio, como se lo conoce en toda la provincia), destacado también por su aporte en distintas acciones solidarias de todo tipo, contó que, ahora, espera por el pago de la empresa aseguradora para comenzar a levantar el nuevo local.

“Estoy con una fuerza interior que desconocía. Es tremendo. Si hay algún sorprendido soy yo, elegí un camino en la vida y me fue muy bien pero ante una circunstancia como esta, la verdad que la gente me devuelve diez veces o mil”, expresó por FM Master’s, todavía conmocionado por las innumerables muestras de afecto.

“No quedó nada. 35 años de mi vida de trabajo honesto y de todos los días, se acabaron en dos horas. No quedó absolutamente nada, sin embargo acá estoy, con todas las ganas, como si tuviera 18 años. Seguramente vamos a reabrir. Es todo positivo a pesar de la desgracia, no sé cómo explicarlo”, relató Emilio.

“No dejo de sorprenderme y no me permito estar ni un segundo triste. No veo la hora que la empresa aseguradora me deje tirar lo que quedó destruido. Es recomenzar y va a ser algo más confortable para nosotros y para la gente que viene”, comentó, sobre la etapa que se viene.

Emilio definió a La Unión como “un lugar de encuentro, para sentarte, con internet, baños, agua caliente”, más allá de una panadería. “La empresa aseguradora ayer me preguntaba cómo puede ser que tengan tres termos de agua caliente. Y hay 3 o 4 mil personas, cómo no le vas a dar un servicio de agua caliente más allá que compre o no”, indicó.

Entre las colaboraciones desinteresadas que surgieron desde distintos puntos del país y el mundo, Emilio se refirió al llamado que recibió de un empresario de Formosa. “Ayer me llamó un hombre que tiene una empresa grande de churros y armó una campaña virtual de ‘Un café para La Unión’.  Juntó más de 400 mil pesos pero hablé con él y le dije que no lo necesito, pago un seguro y se tienen que hacer cargo, pero decidimos con él iniciar la escultura del doctor René Favaloro y del ARA san juan. Creo que nos va a alcanzar”, adelantó, en lo que será la reconstrucción de ambos homenajes.

“Estamos viendo si con ese dinero a través de Pugliese también esté el doctor (Esteban Laureano) Maradona en Formosa. No todo pasa por el Estado, porque un político diga o no diga. También estamos los ciudadanos. Yo estaba creyendo que la Argentina estaba moralmente decaída y entregada, sin embargo me doy cuenta que, la verdad, es impresionante lo que se genera”, contó.

Consultado por el valor simbólico de cada una de las cosas que se perdieron en el incendio, Emilio respondió que “todo tiene un significado”.

“La panadería es mi mundo. Aparecen azulejos levantados con otro piso que marcó una etapa. Fuimos creciendo como pudimos, no es que hubo una planificación como va a haber ahora. En una esquinita metíamos una cosa, después la agrandábamos, así se crece. Ahora vamos a tirar todo abajo y vamos a ver algo distinto, más planificado”, diferenció.

“Ayer me llamó Valeria Lynch y recordaba las fotos que tenía, por ahí quiere venir a cantar para la inauguración. También Cacho Garay. Me emociona todo esto porque si bien estaba latente, no deja de ser un negocio, de ganar dinero y dar trabajo a la gente. Pero hay algo más que sucede y me supera”, reveló.

Entre otros llamados, el panadero mencionó que se comunicaron desde Italia. “Estaban haciendo una campaña para juntar euros para mandarme. Más allá que no lo acepté, él me decía ‘dejate ayudar por favor porque la panadería no es tuya, es de todos nosotros, la necesitamos”.

En una decisión que tomó para siempre, Emilio reiteró que “jamás estaría en política”. “No soy ni más ni menos que nadie pero no me une para nada. Trato, desde mi lugar, de marcar otro camino. La clase política puede ser buena, mala o regular pero está el pueblo. Nosotros tenemos que decidir”, opinó.

“Me tuve que refugiar en un panadero porque soy tremendamente tímido. Este personaje hizo que tuviera una actividad pública. Sobre el personaje se va alimentando y llega un momento donde sos más el personaje que el ser humano, dentro de mis valores. Yo no cambié nada”, se autodefinió.

Por último, Emilio aseguró que “lo de la panadería se va a arreglar” y realizó un reconocimiento a los padres de Oscar Andersen, con quienes se encontró durante una salida de 25 días a Península Mitre. Pedro y Violeta continúan con la búsqueda del joven desaparecido a fines de mayo del año pasado.

Compartir

También podés leer

«Nunca hemos tenido la oportunidad de que Caputo nos escuche”

El ministro de Economía de la provincia, Francisco Devita,...

Superfecha en el cochocho

USHUAIA (Por Lien Tapia).- El domingo en el “Cochocho...

Desde AFARTE advierten sobre la poca información en torno al sub régimen

La licenciada Ana Vainman, directora ejecutiva de AFARTE, Asociación...

Senadores aprueban aumento de dietas sin debate ni consulta

En una movida sorpresiva durante la sesión de este...