Desde la organización Any Body Argentina y junto a la Diputada Victoria Donda Pérez, elaboraron un proyecto nacional  de ley mediante la cual se busca unificar las leyes de talles en todo el país, garantizando un amplio rango de talles ofrecido al consumidor y logrará tener un sistema coherente de talles normalizados.

En una petición promovida a través de Change.org, las chicas indican que el proyecto surge en base a una investigación realizada que da cuenta de que en la Argentina hay 14 leyes de talles y todas son distintas lo que hace su cumplimiento a nivel nacional casi imposible.

Pero hay algo en común entre todas estas leyes: todas usan normas de medidas y talles que no corresponden al cuerpo argentino. Estas normas son de IRAM, pertenecen a Europa y son de hace varias décadas atrás.

Además, han dado cuenta a través de nuestras encuestas anuales, que “aproximadamente el 70% de las personas argentinas tienen grandes inconvenientes a la hora de encontrar ropa de su talle (las respuestas más seleccionadas fueron siempre o frecuentemente).
Para lograr una ley nacional, coherente e inclusiva es esencial que esté basada en datos argentinos actuales”.

Es por ello, que además, y dentro del proyecto  destacan la necesidad de realizar un estudio antropométrico, “que en nuestro país El INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial) lo ha puesto en marcha en el 2015 con el propósito de obtener una muestra representativa de 15.000 argentinxs entre 12 y 65 años según sexo, grupo etario y región del país. Lo que nos permitirá realizar una curva de talles adecuado a nuestros cuerpos donde se abarquen la diversidad de los mismos. Desde ese año, el INTI ha realizado en Mendoza, Santiago del Estero, Corrientes, Chaco y Mar del Plata sus primeros análisis y con estos se ha completado un tercio del estudio. Se estima que con el apoyo económico necesario este puede completarse en menos de un año”.

“Los fondos para que el INTI termine el estudio antropométrico los debería proveer el  Ministerio de Producción, el cual debe comprender que los resultados no solo van a beneficiar la industria textil sino también a varias disciplinas como la medicina, la arquitectura, la ergonomía entre otras. Pero lo más importante es que va a ayudar a mejorar la calidad de vida de todxs lxs habitantes de nuestro país. Ya que, por más que se quiera minimizar esta problemática al calificarla como superficial, la falta de talles afecta la sanidad física y mental de muchos de lxs ciudadanxs. Promueve la insatisfacción, la baja autoestima que frecuentemente deviene en problemas individuales y colectivos y parece promover y  fundamentar la discriminación social que miles de argentinos sufren y padecen a lo largo de sus vidas” indican desde la Organización.

Por último, expresan que en la actualidad hay más de 60 países que cuentan con este tipo de estudio como los EEUU, México y España.

Por ello es que se llama a firman la petición y difundir para pedir al Ministerio de Producción que financie el estudio para estar cada vez más cerca de una ley de talles nacional.