Por Esteban Parovel.- La Legión Fueguina ya está en Buenos Aires alistándose físicamente para el posible regreso de la actividad competitiva, que se daría en el mes de noviembre. Tras efectuarse los testeos correspondientes ya entrenan en sus respectivos conjuntos.

En la jornada de ayer se dio la vuelta a las prácticas de la Legión Fueguina en Capital Federal tras haber atravesado el período de aislamiento social preventivo obligatorio en nuestra provincia regresaron el pasado martes a la Ciudad de Buenos Aires y presentarse, luego de los testeos realizados, a los entrenamientos junto a sus compañeros de plantel.

En las redes sociales del equipo de Boca ya se destacaba la participación en el entrenamiento de ayer de los fueguinos Constantino “Kiki” Vaporaki, quien es el capitán del conjunto Xeneize, y el goleador riograndense Pablo Vidal, que retorno a la Argentina después de haber estado la última temporada en el Santa Coloma de España. Boca ya trabaja desde hace días, con todas las precauciones que indica el protocolo sanitario, de forma presencial en el polideportivo Quinquela Martín.

Por su parte, Tomás Pescio y el “Monito” Medina retomarán hoy las acciones junto al plantel de San Lorenzo; y comenzarán la puesta a punto junta al resto de los integrantes del último campeón del certamen capitalino, que además se apropió del único torneo disputado en 2020 que fue la Supercopa, imponiéndose en la final frente a Nueva Chicago, por 5 a 2, con presencia goleadora fueguina a través del “Narigol” ushuaiense Tomi Pescio.

Alamiro Vaporaki, que a partir de esta temporada está en las filas de 17 de Agosto, y Matías Avendaño, en Barracas Central, también fueron testeados en la jornada de ayer y tras recibir los resultados, hoy ya están en condiciones de sumarse a las prácticas de sus equipos para afrontar esta preparación previa a la competencia de la elite del futsal argentino, que se daría a mediados del mes de noviembre.

De a poco, se empieza a mover otra vez la pelota para los fueguinos, que ya realizan su mejor acondicionamiento físico con la mira centrada en el retorno competitivo que, con optimismo y ante la apertura de las competiciones de los diferentes deportes colectivos como el fútbol -que además depende de la misma AFA- y el básquet, por citar alguno, se podría concretar efectivamente a partir del mes próximo.