El presidente de la Nación, Alberto Fernández, participó de un acto en el Club Social y Deportivo Ituzaingó, en la localidad bonaerense de Lomas de Zamora, para anunciar un bono de $5.000 pesos para jubilados y jubiladas.

Se trata de un pago extraordinario será para unos 6 millones de jubilados y pensionados, con el fin de compensar la pérdida de poder adquisitivo como consecuencia de la inflación.

Con el bono de $5.000, quienes perciben la jubilación mínima de $23.065 cobrarán en agosto $28.065. El bono será pagado a quienes tengan jubilaciones de hasta 2 haberes mínimos, unos $46.130.

En el mismo acto, la titular de ANSES, Fernanda Raverta, anunció que el gobierno reconocerá un año por cada hijo o hija a las mujeres que no cumplan con 30 años de aportes para acceder a la jubilación.

“No queremos que los jubilados sean la variable de ajuste”, indicó el presidente en Lomas de Zamora, donde durante la campaña presidencial prometió medicamentos gratis.

Fernández recordó su frase de campaña, donde expresó que “entre los jubilados y los bancos, elijo a los jubilados”. A un año y medio de su gobierno expresó: “La política es establecer prioridades y saber a quién se quiere representar”.

Luego el mandatario apuntó contra Mauricio Macri, a quien criticó por decir “desde España cómo tenemos que negociar con el FMI”.

Luego agregó: “Hubiera sido mejor que no nos metan en la deuda”.