Según detalla el comunicado de la Municipalidad de Río Grande, las tareas que comenzarán esta semana serán la colocación del cerco perimetral, los trabajos de planialtimetría que se requieren para el desarrollo del proyecto ejecutivo, la construcción del obrador y el comienzo de los trabajos que avalen el apto técnico ambiental del suelo de la zona en que se estará ejecutando la obra.

La explicación oficial, del municipio al menos, es que la titular de Obras y Servicios Públicos, Gabriela Castillo mantuvo un encuentro con los ingenieros Gustavo Cóccaro y Eduardo Daniel Martínez quienes, representando a la empresa a cargo de la obra, suscribieron un acta de acuerdo.

Esta versión de los hechos explica además que recién el pasado jueves el Gobierno de la Provincia presentó formalmente el pre-proyecto para la construcción de la planta depuradora. “En el Municipio no obraba ningún tipo de documentación a este respecto. Lo único que había sido presentado era un pedido con la plancheta catastral de la empresa Cóccaro Hnos sin detalle de lo que se iba a construir en el lugar. Había además una solicitud del IPV con un proyecto urbanístico, en el cual situaba una reserva fiscal, pero sin destino, por lo que no podíamos suponer con esa información que se iba a realizar la planta”, detallaba Castillo en dicho comunicado.

Para la funcionaria municipal “queda demostrado que el Municipio jamás estuvo en contra de la obra, sino que había pasos que debían cumplirse y no se habían realizado” y que “avanzamos en los últimos días con todo lo necesario para que esto pueda concretarse”. 

La otra versión

En contacto con Tiempo Fueguino, el titular de la Dirección Provincial de Obras y Servicios Sanitarios (DPOSS), Guillermo Worman recordó sin embargo que “Río Grande tiene una sola planta, que es la vieja planta que la construyó el Gobierno” en 2005 donde el exgobernador Hugo Cóccaro trasladó la misma al exintendente Jorge Martín con capacidad para 20.000 habitantes.

“Hay un déficit de 80 mil personas” consideró Worman planteando la posibilidad que haya, aproximadamente, unos 100.000 habitantes en la ciudad del norte de la provincia. Según recapituló el funcionario a finales del 2016 el entonces titular del Instituto Provincial de Vivienda, Luis ‘Lolo’ Cárdenas planteó el pedido para la instalación de la planta cloacal.

El 17 de mayo del 2018 el IPV presenta el proyecto de urbanización al Municipio de Río Grande y en los primeros días de septiembre, según relata Worman, la empresa Cóccaro Hermanos realiza el pedido de autorización para iniciar la obra de la construcción de la planta. “No le contestaron. Le dijimos que reitere la nota. Primeros días de octubre reitera la nota ante la negativa, y le contestan que no puede empezar la planta porque no está aprobada la urbanización”.

La resolución que se toma entonces desde la cartera que conduce Worman fue la de intimar al Municipio solicitando que se gestione una autorización provisoria, de aproximadamente 120 días, y que en el medio se presentaría toda la documentación que el municipio requería.

“Ahí nos contestan que armemos una comisión, y dijimos que no queremos ninguna comisión, queremos hacer una obra y metimos una segunda intimación de 24 horas diciendo que, si no nos daban la autorización provisoria, dábamos por agotada la vía administrativa y judicial y esta semana íbamos a accionar judicialmente” relató Worman.

La empresa Coccaro Hermanos contaba ya con un anticipo financiero para el comienzo de la obra de 48 millones de pesos para empezar la obra. “El viernes a la noche nos enojamos, porque estuvimos hablando todo el día con la municipalidad y nos daban vuelta. A última hora nos dijeron que no podíamos empezar la obra” contó el funcionario.

Sin embargo, el sábado durante la tarde “nos avisan que sí ¿qué pasó en el medio? No sé, porque nosotros hicimos varias cosas. Yo fui, filmé el video, lo subí, sé que hay un grupo de vecinos que empezó a juntar firmas” relató Worman haciendo hincapié en los más de 100 puestos de trabajo por dos años que suma la obra.

Consultado sobre las declaraciones de Castillo, respecto de la falta de documentación de la obra, Worman recordó que Coccaro Hermanos presentó dos veces la documentación “que dice que presenta el anteproyecto, y vos haces el proyecto definitivo cuando ya hiciste el estudio de suelo final” expresó.

“Lo que le dijimos es que nosotros le íbamos a presentar el proyecto ejecutivo” pero para eso “tenemos que trabajar dos veces en el suelo” agregó el titular de la DPOSS, de ahí el permiso para las tareas preliminares, que es lo que se autorizó. Lo acordado fue que durante los trabajos preliminares, se realizará la presentación “el proyecto final para que el municipio lo vea”.

Responsabilidades

Worman planteó que “los que administran el agua y la cloaca son ellos, los que deberían hacer la planta cloacal son ellos (por el Municipio). Como ellos no hacen la planta cloacal, la vamos a hacer nosotros”.

Recordó que en febrero 2010 la justicia sentenció al municipio de Río Grande por este tema. La causa había sido iniciada en 2008, la asociación de usuarios y consumidores. “Lo que dice la jueza es que hay que remediar la ciudad porque se está tirando cloaca cruda al río”.

“Hacemos la planta porque la municipalidad no la hace” reiteró Worman quien lamentó que se hayan puesto “palos en la rueda para hacer una planta que ellos no hacen” y remarcó que “en la práctica los que cobran el agua y la cloaca a través de los impuestos en Río Grande son ellos”.

Insistió en que “la planta está aprobada, estamos construyendo una igual acá (por Ushuaia), no que es un experimento que tenemos en Río Grande”. Consultado sobre la polémica generada en los medios, Worman expresó que “lo único que me interesa es que la planta, generar más de 100 puestos de trabajo y mejorar la calidad de salud pública de los vecinos”.

La obra comenzaría esta semana aseguró Worman. “Desde Gobierno estamos muy conformes que podemos empezar la planta. Lo único que nos interesa es mejorar la calidad ambiental y las condiciones de salud pública de los vecinos de Río Grande” sentenció finalmente.