En Juzgado Civil y Comercial 2, de Ushuaia, se declaró incompetente en la causa contra la erradicación de la plaga de conejos.

Se trata de la presentación realizada por las Asociaciones civiles ARAF (Asociación Amigos Del Reino Animal Fueguino) en conjunto con AFADA (Abogados para la Defensa de los Animales) contra la erradicación de la plaga de conejos en las inmediaciones del CADIC.

Ahora, la causa pasó a juzgados federales, donde se deberá resolver la polémica por la fumigación de madrigueras con gas fosfina.

Desde el CADIC, habían advertido que la proliferación de conejos produce un riesgo “ambiental y sanitario”, para la zona y en especial para la propia sede del organismo.

Según se explicó, los conejos construyen madrigueras que producen “hundimientos y derrumbes, poniendo en serio riesgo la infraestructura que apoye sobre ellas, como el edificio del Cadic”, detalló el organismo a través de un comunicado.

Este tipo de fauna “destruye la vegetación, eliminando el hábitat de especies nativas y dejando expuesto el suelo a la erosión del viento y las lluvias”, resaltó el Cadaic y agregó que son “un riesgo sanitario ante el contacto con animales domésticos o con las personas”. Además, dado que el edificio se encuentra cerca de un aeropuerto, la decisión se llevó a cabo “para la seguridad de las aeronaves”.

Sobre la utilización de gas fosfina para contener la plaga de conejos, el organismo manifestó que se utilizará “una fumigación pasiva y extracción manual” a través de un procedimiento que “no implicará riesgo para la seguridad ni la salud de humanos ni de otras especies animales y posee un impacto nulo para el medioambiente”.