Este viernes las autoridades sanitarias de San Luis explicaron que funcionarios nacionales les dijeron que hubo “una demora” en la entrega de medicamentos antivirales distribuidos por el Ministerio de Salud de la Nación, y no les garantizaron la continuidad de las entregas.  Precisaron que lo mismo ocurre en otros lugares del país.

Los medicamentos faltantes son dolutegravir, darunavir, zidovudina jarabe, efavirenz y abacavir/lamivudina, y los reciben las personas portadoras de VIH que se encuentran en tratamiento sin poder interrumpirlo, y no tienen la posibilidad de comprarlos.

La subsecretaria de Coordinación Administrativa del Ministerio de Salud es María Cecilia Loccisano, la esposa del ministro de Trabajo, Jorge Triaca, por estos días de vacaciones para bajar el tono del escándalo por el despido de la casera de su quinta familiar que estaba trabajando en negro.

La Fundación Huesped emitió un comunicado al respecto manifestando su preocupación por esta situación “que dificulta el acceso al tratamiento de las personas con VIH perjudicando la adherencia al mismo.”

En dicho comunicado exhortan a las autoridades competentes a que tengan en cuenta la situación que se presenta en estos días “para tomar las medidas pertinentes para evitar futuros faltantes similares y para que arbitren los medios para que avance en tiempo y forma la compra anual de antivirales de manera de evitar posibles quiebres de stock del conjunto de las drogas. Las 70 mil personas con VIH sin otra cobertura que la del Ministerio de Salud tienen el derecho de acceder en forma continua e ininterrumpida a los medicamentos antivirales.”