La iniciativa, según reza el comunicado 053/18 emitido desde la Cancillería el pasado viernes, apunta a invitar a compañías de Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay para que opere un vuelo semanale hacia las Islas.
De este modo, la idea sería lograr que el vuelo que provenga “de alguno de los mencionados países dos veces por mes, deberá realizar una escala en territorio continental argentino en un aeropuerto de relevancia, a ser consensuado con las autoridades aeronáuticas locales”.
Asimismo, se afirma que dichos vuelos “se realizarán en el marco de la Declaración Conjunta y el Canje de Notas suscriptos bajo fórmula de soberanía por los gobiernos de la Argentina y el Reino Unido el 14 de julio de 1999, que constituye la base legal para vuelos entre las Islas Malvinas y terceros países”.
Desde el Gobierno nacional, aseguran que la nueva conexión aérea “permitirá un contacto más fluido con las Islas, contribuyendo a generar un clima de confianza y acercamiento con sus habitantes, siendo éste uno de los caminos que nos permitan alcanzar un mayor diálogo y entendimiento entre el continente y el territorio insular de las Islas Malvinas”, remarca el texto de Cancillería.