Argentina inició el año con un objetivo central en lo económico y tiene que ver con lograr un nuevo acuerdo con el Fondo Monteario Internacional, en un 2022 en el que se deberían pagar 19.000 millones de dólares, algo que ya dejaron en claro que es inviable en este contexto y que perjudica el crecmineto interno.

Con Martín Guzmán está en el medio de las negociaciones y presentaciones ante la oposición, Alberto Fernández tomó la palabra y en una entrevista radial aseguró que el equipo económico se está tomando tiempo para negociar y “buscar un acuerdo con el FMI que le convenga a la Argentina”.

Se mostró critico en cuanto a las pretenciones del Fondo y en diálogo con AM 750, el Presidente de la Nación remarcó que el organismo “intenta imponernos un programa y ahí no estamos de acuerdo”.

“Además del crédito incalificable, sobrevino una pandemia. No se le puede exigir a Argentina más de lo que puede dar. La verdadera discusión es cómo debe ser el programa, si es como proponemos, con crecimiento de la economía para afrontar los pagos; o es volver a las recetas eternas donde piden ajuste, achicar la economía, importar menos y que los dólares queden para pagar”, remarcó.

Molesto por la postura que se exige, Fernández destacó que “todo el mundo sabe que Argentina está absolutamente impedida de afrontar ese pago”.

“Seriamente, nadie piensa en el mundo que Argentina puede pagar 19 mil millones de dólares entre capital e intereses. Con lo cual es necesario seguir hablando y tratando de encontrar una solución con el Fondo”, agregó.

“Buscamos un acuerdo que permita crecer y ordenar la economía, estamos en ese proceso, logramos que en 2021 haya un alto crecimiento, más de 10 puntos, todo lo que nos caímos en la pandemia y un poco más”, cerró sobre el tema.

Antes de adentrarse en la polémica por una suerte de responsabilidad del Fondo en aprobar el préstamo en primera instancia.

“Nosotros insistimos en que el Fondo tiene una cuota de responsabilidad en lo que pasó porque durante la campaña me reuní con quien en ese momento era el negociador del Fondo y le expliqué cómo estaban fugando las divisas que el Fondo le daba a la Argentina”, argumentó.

Al mismo tiempo, el Jefe de Estado sostuvo que “reconoce que se tendría que haber restructurado la deuda externa privada y que no pase a ser pública, y que tendría que haber habido regulaciones para evitar una fuga salvaje de divisas. Nada de eso ocurrió”, sentenció.

“Lo que sí sé es que el préstamo que le dieron a la Argentina fue político y que tuvo como único propósito sostener a Macri”, cerró.