Entrevistada por TIEMPO Fueguino, la ex embajadora argentina en Gran Bretaña, Alicia Castro, analizó el último año de gestión de la relación bilateral. Y enfatizó sobre la política desmalvinizadora de la actual gestión de Mauricio Macri.

Alicia Castro es actualmente miembro del Observatorio Malvinas de la Cámara de Diputados de la Nación. Durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner fue embajadora argentina en Gran Bretaña. Su conocimiento en materia de política internacional y en particular con la causa Malvinas la convierte en necesaria analista de la situación que atraviesa la relación entre ambos países en post del reclamo soberano sobre las islas.

Para Castro “hay un gran retroceso en la cuestión Malvinas. Es por supuesto metáfora de nuestra soberanía” señaló en diálogo con este medio. Para la diplomática “lo más expresivo de este retroceso es el acuerdo del martes 13 de septiembre de 2016 donde la Argentina se compromete con Gran Bretaña a remover todos los obstáculos al desarrollo económico y sustentable de las islas en lo que refiere a Hidrocarburos, Pesca, Comercio y Navegación”.

Se refiere al acuerdo firmado por la entonces Canciller Susana Malcorra -y candidata a presidenta de las Naciones Unidas- y el Ministro de Estado para Europa y las Américas de la Secretaría de Relaciones Exteriores y Commonwealth británica, Sir Alan Duncan. “Yo puedo asegurarles, porque fui embajadora cuatro años en el Reino Unido, que este acuerdo plasma completamente la pretensión británica de explotar los recursos naturales de nuestras Malvinas” sentenció Castro respecto de este acuerdo.

La ex embajadora denunció nuevamente que dicho acuerdo busca “desmantelar todas las medidas administrativas, jurídicas y legales que ha tomado la Argentina para proteger nuestros recursos naturales”. Recordó que entonces “la reacción que causó este acuerdo, que la Cancillería hizo secretamente – como hace todo – nosotros, junto al diputado Guillermo Carmona y otros diputados del Frente Para la Victoria comenzamos a movilizar un manifiesto que tiene más de dos mil firmas, entre otras la del Premio Nobel de la Paz, Pérez Esquivel. Dirigentes políticos, sociales, sindicales; de todo el país en contra de este acuerdo”.

“La Cancillería intentó mentir. Incluso la canciller Malcorra (Susana, ex canciller argentina), el vice canciller Foradori (Carlos) que firmó el acuerdo y los que lo siguieron afirman que no es un acuerdo sino una hora de ruta” insiste Castro quien advirtió que a pesar de los dichos “ya están en principio de ejecución de ese acuerdo”.

A modo de ejemplo señaló que se está negociando en Londres la reanudación de las actividades de la Comisión de Pesca “que dejó de funcionar, porque los británicos dan licencias de 25 años a pesqueros de todas las nacionalidades que están depredando nuestro recurso ictícola”.  Castro cuestionó las razones por las que se reanudaría dicha Comisión “sin ninguna contra prestación para la Argentina más que la depredación de nuestro recurso pesquero”.

Avanzó en lo publicado por la agencia oficial Télam el pasado 11 de enero donde anuncia que la petrolera británica Rockhopper tiene intenciones de avanzar en la explotación off shore en las Malvinas. “El tema de los vuelos también lo están tratando a la medida de la demanda de los isleños” señala Castro quien recordó que en 2012 como embajadora “la primera gestión que hice fue elevar la propuesta de nuestro Gobierno, de Cristina Fernández de Kirchner, para realizar vuelos directos y regulares de Aerolíneas Argentinas de Buenos Aires a las islas. Sin embargo, esa propuesta nunca fue respondida, porque los isleños quieren impedir que se use una línea aérea argentina y tampoco quieren que los vuelos lleguen a Buenos Aires”.

La ahora miembro del Observatorio Malvinas consideró que “este gobierno ha consentido -de nuevo sin ninguna contra partida para la Argentina- que se aumente un vuelo semanal con la condición de que sea una empresa de terceros países y que no haga escala en Buenos Aires”.

TIEMPO Fueguino: ¿Y a qué lugar irían? ¿dónde llegaría ese vuelo?

Alicia Castro: A alguna provincia argentina. No lo sabemos, las negociaciones son secretas. Lo que es indignante es que el Gobierno acepte que se discrimine a las líneas aéreas argentinas. Y, además, la existencia de un vuelo más por semana va a facilitar el recambio de las tripulaciones de los pesqueros, y va a facilitar también las cuestiones relativas a la base militar que hay en Malvinas. Este gobierno también junto con olvidar el reclamo soberano de Malvinas ha dejado de reclamar contra la militarización en el Atlántico Sur. El Reino Unido ha aumentado el presupuesto de la base militar. Ha incrementado la actividad de la base Militar, y tenemos allí, en la provincia de Tierra del Fuego AIAS, una base militar de más de 1.500 efectivos británicos perpetrados con barcos de guerra, aviones de combate, misiles, tanques y hasta un submarino nuclear. Y un equipo sofisticadísimo de espionaje que estará dirigido como todas las acciones británicas en la Base Militar Malvinas, contra Argentina como hipótesis de conflicto.

TF: ¿Cuál es la explicación de parte de las autoridades argentinas para avanzar en esta política? Teniendo en cuenta que todas las acciones no solo hacia el Reino Unido, sino hacia adentro con la evidente desmalvinización.

AC: Ninguna. No dan ninguna explicación. En la nueva política de relaciones exteriores, -que creo que es la peor política de relaciones exteriores que ha tenido la Argentina en democracia- no hay ninguna explicación. Todas las negociaciones son secretas, las explicaciones son mentirosas. El Canciller Faurie (Jorge), se niega a concurrir al Congreso para ser interpelado y también se niega a ir a la Comisión de Relaciones Exteriores. Y el Observatorio Malvinas que debiera funcionar en la Cámara de Diputados con 7 diputados y 7 expertos entre los cuales me cuento, se ha reunido dos veces desde que asumió el Gobierno de Macri.

TF: Respecto de las políticas internas que se han llevado adelante ¿tiene coordinación con todo esto que involucra las políticas internacionales? Las decisiones que van en contra del sentimiento Malvinas y lo que representa para nosotros.

AC: Evidentemente hay una desmalvinización y también, el descuido del empleo. El desinterés por mantener poblada nuestra Patagonia es también un modo de desmalvinizar. La apertura indiscriminada de la economía que ha causado el cierre de empresas y que ha causado el desempleo de miles de trabajadores en Tierra del Fuego es otra forma de desmalvinizar. Porque uno de los argumentos que usan los habitantes de las Islas Malvinas cuando rechazan la posibilidad de tener una administración argentina es que viven mejor que en nuestra Patagonia. Y evidentemente tienen un alto ingreso per cápita básicamente como resultado de las licencias de pesca. La desaparición de Malvinas del papel moneda también tiene que ver con la desaparición de la reivindicación de Soberanía, y la desaparición de la historia argentina. Este es un régimen neo colonial que ha venido para permitir el endeudamiento externo, que es la primera forma de dependencia que se inventó; la recolonización de nuestros territorios, y la re apropiación de nuestros Recursos Naturales que es lo que quiere facilitar en Malvinas.

Para Castro “es tan cínica y mentirosa la Política del Gobierno con Malvinas que en el acuerdo del 13 de septiembre de 2016 incluyeron la identificación de los caídos en Malvinas. Y esto es una iniciativa de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner cuando en el 2012, hace seis años, solicitó públicamente que trabajara para identificación de los soldados. Y que también influyeran ante el Reino Unido para que lo permitiera. Sin embargo, este gobierno mete esta cuestión que es netamente igualitaria y anterior a este gobierno, lo mete como si fuera parte del acuerdo”

Con fecha 30 de marzo de 2012, la misiva enviada al presidente de la Cruz Roja Internacional, Jakob Kellenberger firmada por la hoy Senadora Cristina Fernández de Kirchner solicitaba “que interceda para la identificación de los soldados caídos e inhumados”. Pero la nota enviada por la entonces mandataria argentina se dio a través del pedido que elevó el fundador de Red Solidaria, Juan Carr el martes 13 de marzo de 2012. La iniciativa sin embargo data de algunos años antes, donde se vieron involucrados la periodista Gabriela Cociffi y el artista británico Roger Waters quien se suma la causa y plantea a la propia presidenta el reclamo que llevaban adelante los familiares de soldados fallecidos durante el conflicto.

TF: Esta acción (la identificación de los soldados caídos en la guerra) y el resultado ¿no atenta contra esta política desmalvinizadora? ¿no hay un refuerzo del sentimiento Malvinas? Poder conocer a nuestros héroes con nombre y apellido

AC: Esta identificación es fruto de la insistencia de los propios familiares y su necesidad de tener a sus deudos identificados. De las acciones que realizó el CECIM de La Plata, de las medidas legales que se tomaron y la iniciativa de Cristina Fernández de Kirchner el 2 de abril de 2012. El gobierno actual la pretende incluir dentro de los términos de un acuerdo que son todos negativos para la Argentina. El hecho de la identificación y del viaje es una cuestión humanitaria que no tiene nada que ver con las negociaciones que se están llevando a cabo con Gran Bretaña en desmedro de los intereses de la Nación.

TF: ¿Cuál cree que pueden ser las acciones para retro traer algunas de las políticas? Más allá del reclamo de los parlamentarios en las distintas Cámaras, ¿hay algunas otras acciones que considere necesarias?

AC: Creo que el pueblo puede sumarse a ese manifiesto en contra. Y el pueblo puede organizarse en un gran frente Nacional y Popular que pueda oponerse a esta política de desmalvinización y de saqueo. Y estoy segura que en el año 2019 cuando haya nuevamente un gobierno Nacional y Popular el acuerdo será denunciado.