Por Fabiana Morúa.

El viernes 4 de septiembre, en el Boletín Oficial, se publicó el decreto 721/2020 que garantiza el 1% de trabajo en el Estado para el colectivo travesti y trans. Ese viernes todo fue felicidad, los movimientos feministas y LGBTQI+ festejaron la noticia dado que es un paso firme por el que pelearon y dieron prácticamente la vida, referentes como Diana Sacayán o Lohana Berkins.

Cabe recordar que este sector de la sociedad tiene una expectativa de vida de 35 años y nulo acceso a trabajos registrados, más del 80% se dedica al trabajo sexual o a la prostitución para poder subsistir, no tienen acceso a la salud.

Dentro del colectivo, los debates acerca de la nueva oportunidad se tiñen de dudas y de desconfianza. Hay motivos para que el festejo ante este avance incomode y varios ejes importantes para profundizar respecto a cómo se llevará acabo, las implicancias, modalidades y las herramientas con las que cuenta el colectivo travesti y trans a la hora de ponerse a trabajar en relación de dependencia.

Tiempo Fueguino conversó con Ema Bejarano, una activista y militante travesti-trans de Tierra del Fuego. Ella explicó que es “todo lo que hace a la construcción de mi identidad y calidad humana”. Actualmente, “me desempeño como funcionaria del gobierno de provincia y en mi cotidiano cumplo con mi responsabilidad laboral continúo con la participación, compromiso y aporto a la construcción de una sociedad que garantice la igualdad, equidad y justicia que son parte de la militancia y el activismo”.

Bejarano sostuvo: “Esa noche me enteraba de esta maravillosa noticia que no dejaba de ser imposible de creer, pero era real. Automáticamente comencé a escribir a otras compañeras de otros puntos del país como a las que trabajan en el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidades de la Nación, para verificar la noticia”.

Paralelamente, “repasada en mi mente en lo que vendrá, cuándo será”.

Aseguró que “en nuestra provincia no contamos con la ley de Cupo Laboral Trans. Aunque si se encuentra aprobado, en la ciudad de Rio Grande, la ordenanza municipal 3686/17 que fue propuesta por la concejala Verónica González del Bloque Forja”.

Sobre la ordenanza: “Fue promulgada y en la actualidad, tiene vigencia, pero no sé cumple. En este contexto de pandemia esa herramienta legislativa tendría una importante y necesaria implementación”.

Remarcó que “toda esa conquista y militancia quedó plasmada el 30 de mayo del 2017 dónde la ciudad de Río Grande agregó contenido a su historia con la gestión del actual Gobernador Gustavo Melella”.

Asimismo, Bejarano determinó que “hablar de cupo laboral trans para muches es discriminatorio, sectorizante, pero necesario. Nosotras hablamos de inclusión laboral travesti-trans para hablar de posibilidades de obtener, de pertenecer a la orbital laboral siendo el modo dónde la vida de nosotras y de muches compañeres estén valorizadas y dignificadas en sociedad, es estar inmersas un poquito en la igualdad de condiciones y todas esas palabras y frases divinas que muches tiene cuando hablamos de CUPO. Muchos aportes desde lo discursivo, pero poco a la hora de aplicarlo”.

También indicó: “Como sociedad, creo que vamos a estar siempre en disconformidad respecto a algunos temas, lo cual es aceptable porque así podemos expresar nuestras opiniones cuando se traten de temas o situaciones que no nos atraviesan en nuestro cotidiano o como realidad. Sin embargo, debemos hacerlo de manera responsable y no desde el desconocimiento”.

“La vida está organizada cronológicamente y según un mandato social. Llegamos a los 18 años y comenzamos a entendernos como independientes ni hablar a las 21, dónde ya tenemos que contar con un empleo como para comenzar a construir nuestras vidas con todo lo que implica. Yo, en lo personal, comencé a trabajar a los 17, por eso entiendo muy bien lo que es tener que rebuscarsela sola”; comentó.

Sin embargo, “en este tema puntual, cuando hablamos de personas trans o travestis, todo es más cuestionado. Seguimos siendo centro de debate sin sentido y dónde se continúa violentando nuestra corporalidad, descalificándonos como personas y seres sociales diferentes; pero iguales en valor, si no que caen en lo más bajo que es sumarse a los discursos sin sentido cuando dicen ‘acá lo que importa es la idoneidad y capacidad’. Somos capaces, pero la posibilidad de estar y pertenecer no la tenemos, ahí es donde se origina todo”; manifestó la activista y militante.

También remarcó que “es importante que, como sociedad, podamos romper las estructuras y mitos o estigmas que vienen desde tiempo, solo así vamos a poder vivir en un mundo libre y lleno de amor”. Dado que “hoy, hablar de diversidad, travestis o trans tiene otra mirada gracias a la visibilidad; muchas familias se encontraron con que eso existe y que está dentro de sus familias por lo que hay que acompañar”.

“Hablar de cupo es hablar, ni más ni menos, de oportunidad, de poder trabajar cómo todas y todos; pero ahí nosotras somos cuestionadas y no pertenecemos. Por eso hasta que no se efectivice y cumple el cupo no vamos a dejar de decirlo, de exigirlo y de pedirlo”; expresó.

Bejarano afirmó que “el gobierno provincial, desde el día uno, tiene como prioridad mejorar la calidad de vida de las y los Fueguines. La pandemia no impidió que se continúe la articulación con el gobierno nacional en los diferentes programas que existen y que fueron mejorados como Potenciar Trabajo que hoy incluye a varones trans y no binaries; una herramienta que viene a acompañar y que es una política pública necesitaría”.

Destacó que “desde el gobierno de la provincia contamos con 2 áreas importantes como políticas de género y diversidad que tienen una responsabilidad sin dudas y son quienes tienen a cargo el diseñar, generar, sostener y promover políticas que acompañen y transformen algunas realidades”.

Mencionó a Noelia Lafitte, “quien está al frente de género con un equipo inmenso comprometidas con el área y eso me pone muy feliz, me deja tranquila por qué sé que vamos a encontrar respuesta y acompañamiento siempre. Es seguro que se continuará en esa línea de trabajo territorial y de acciones concretas”.

Por otro lado, fue consultada por la creación de los espacios referidos a Géneros y Diversidades; la activista trans-travesti sostuvo: “Es importante sin dudas y nos genera mucha expectativa,  pero la creación no nos garantiza que llega la solución, sobre todo cuando esos espacios son ocupados por personas que quizás carecen de empatía y sensibilización ante algunas situaciones, pensando que la función y rol no es de asistencia; sino que también hay que generar políticas públicas que sostengan y trasciendan estos espacios”; declaró.

Bejarano continúo: “Lo vemos en el acompañamiento e integración de mujeres y varones trans o travestis. Cómo así también a gays y lesbianas que no escapan de la realidad y que claramente son igual de importantes. Géneros y Diversidades es un trabajo que requiere de compromiso y responsabilidad entendiendo que es transversales a todo”.

Sobre el trabajo de 2019, la encuesta de personas trans: “La realizamos el año pasado en el mes de agosto, donde obtuvimos un total de 41 personas que entendieron la iniciativa y el trabajo, quienes se sumaron a responderla. Tal es así que este 2020 fui invitada a exponer en nombre de la provincia respecto a inclusión laboral y pude ofrecer esa información como antecedente y aportes concreto sobre la temática”.

Sumó: “Estoy eternamente agradecida a quienes me acompañan siempre en cada iniciativa y que sin importar destinan parte de su tiempo para trabajar en la temática”. Agregó que “esa encuesta contiene datos personales al igual que las estadísticas que compartimos con el gobierno provincial y nacional también”.

“La pandemia, hasta el momento, nos dejó la muerte de más de 60 personas trans, un centenar de compañeras y compañeros esperando acceder a un empleo formal, muchxs esperando estar incluidos en los ámbitos de salud; todo lo que una persona necesita para vivir más o menos organizado”. Bejarano añadió que, “desde el gobierno nacional se promueven diferentes programas donde las provincias se acoplan y los llevan a cabo, quizás la demanda en Tierra del Fuego es menor, pero necesaria en comparación a las demás provincias de Argentina”.

Manifestó que “de necesitar, necesitamos todo, pero ahí es donde las personas que tienen a cargo estás áreas son quienes deben dar a conocer el trabajo y sus planificaciones a desarrollar en materia de diversidad”.

Con el decreto nacional, Ema Bejarano indicó que, “en lo personal, siento que vino a volver a darnos ánimo de continuar, la palabra derecho es inmensa para nosotras. Hoy entiendo la vida de otro modo, conocí y entiendo está y otras palabras como parte de la vida de todos, pero no de la mía por qué tengo o tenemos que exigir día a día, pedir o mendigar derechos”.

“Justamente, ser militante y activista me incentivan a pelear por eso y más, en este camino de lucha agradecer a quienes me enseñaron y enseñan constantemente, ser travesti o trans es sentirte sola y estar sola, eso nos hacen creer desde muy pequeñas, pero no es así. Cada día es un nuevo desafío para mí y seguramente para muchxs compañerxs más”, continúo.

Además, agregó que “hace un par de años que no tengo que demostrar nada, tengo que tener lo que me corresponde, ocupar todos los espacios y ser valorada al igual que cualquiera de lxs ciudadanxs que habitan el suelo argentino”.

Reafirmó que “cada conquista es como un nuevo año de vida porque lo deseamos, lo ansiamos, lo esperamos y cuando llega no sabemos que hacer o que decir y volvemos a pedir un deseo que, en nuestro caso, tiene relación con vivir mejor, en libertad y con amor. Particularmente no victimizo y creo que es lo que el resto espera de nosotras, siempre escuchar nuestras situaciones de vida, la mayoría vivimos momentos que seguro prefiero no recordarlo ni volver a vivirlos, pero ahí es donde contar las miserias hace que algunxs, al menos por un momento, sientan empatía o se sensibilicen para con nosotras”.

La activista y militante trans-travesti fueguina expresó: “Ahora vamos por la Ley de Cupo Laboral Trans y la Ley Integral Trans; esas serán, sin dudas, las conquistas que nos causarán alegría nuevamente, satisfacción, emoción y un poco más de libertad y seguridad en nuestras vidas como lo fue cuando obtuvimos la Ley de Identidad de Género”.

“Necesitamos leyes que sean efectivas reales y se apliquen para que todxs puedan acceder y disfrutar de estos derechos que tenemos que mendigar para poder pertenecer y ser. Ahora es cuando”; concluyó la activista trans fueguina, Ema Bejarano ante la Ley de Cupo Trans, la situación de las personas trans en Tierra del Fuego y la implicancia de la pandemia ante la realidad de la comunidad Trans-travesti.