El proyecto de ordenanza para Río Grande busca que las veterinarias puedan trabajaren horarios de guardia. Si bien el proyecto no tiene una oposición firme, los veterinarios piden que se convoque al colegio de profesionales antes de tomar una decisión.

“La actividad privada está reglada por nuestro colegio de veterinarios, que nos protege de cualquier norma que infrinja nuestra ley madre. Antes de reflotar este proyecto, tendrían que convocar al colegio veterinario, y después ver como se podría adaptar esta demanda de la población”, dijo Aldo Sánchez, veterinario de Río Grande, por FM Masters.

Y explicó: “montar una guardia implica no solo tener un profesional, debería estar acompañado por un administrativo y otra persona mas”.

“Urgencia es algo que se puede manejar hasta telefónicamente, una emergencia no. En ese caso tiene que ser una clínica que tiene que tener una aparatología mínima. No todas las veterinarias están en condiciones de hacer este tipo de guardias. No estamos en contra, vivimos de esto, no es fácil tener empleados ni tener otros profesionales ni que ganen como debe ser. Quizás está toda la noche el veterinario y no entra un solo animal”, consideró Sánchez.

“El estado podría crear un hospital, con todos los servicios, rayos, internación quirófano, movilidad y cobrar una alícuota para mantener los gastos”, concluyó.