El Municipio de Río Grande, mediante del Centro de Rehabilitación “Mamá Margarita”, garantiza el servicio de Atención Temprana para todos los niños con la demanda clínica de la ciudad, promocionando la salud y la mejora de la calidad de vida.

En este sentido, la Psicopedagoga Florencia Salvaña detalló que “el servicio está compuesto por un equipo de psicólogas, psicopedagogas, psicomotricitas,  kinesiólogas y una licenciada en trabajo social que trabajamos de forma integral  con el niño que llega con una demanda clínica, normalmente los niños prematuro que  vienen con derivación para hacer estimulación en las primeras etapas del desarrollo”.

“Se trabaja en conjunto con el niño y la familia, una vez que llegan, se estudia al paciente  para saber cuál va a ser la necesidad más fuerte que tenga. Probablemente si están las pautas de desarrollo motoras desfasadas, se va a trabajar más intensamente en la primera etapa desde el área de kinesiología” indicó.

“Después a medida que va creciendo podemos ver si tiene etapas del desarrollo desde la cognición y el crecimiento, entonces la idea es ir viendo según cómo va evolucionando ese paciente, cuáles son las necesidades que van apareciendo y cuáles son las áreas más afectadas  para trabajar más intensamente” destacó la psicopedagoga.

Además agregó que  en el servicio de atención temprana se trabaja desde los 0 a 6 años con una demanda es variada. “Tenemos niños prematuros, niños con diferentes síndromes, otros con pautas de desarrollo atrasadas por distintas variables y condiciones sociales, y también niños TEA (trastorno de espectro autista)”.

Con respecto al  beneficio que genera este servicio, Salvaña subrayó que “la estimulación temprana es generarles una mejor calidad de vida porque son niños que tienen algo que modificar o trabajar para lograr un desarrollo y una potencialidad. La idea es generar un niño autónomo, alegre, feliz y que pueda desarrollarse en su ámbito de la mejor manera posible pese al diagnóstico que traiga”.

La especialista del Mamá Margarita concluyó que “hacemos un recorrido largo con la familia porque hay niños que atendemos 6 años seguidos, pero gracias a este servicio, se garantiza la calidad de vida a todos los niños que ya son ya son crónicos, es decir que vienen desde que son bebés hasta que terminan egresándose en el servicio, pero por suerte, a los largo de los años hemos dado de alta a muchos otros”.