El martes cerca de las 20 horas, se produjo un nuevo hecho de flagrancia en Río Grande, sobre la Santa Inés al 300 de Cacra XIII. Allí un vecino de la zona dio cuenta sobre movimientos extraños en una vivienda.

Advirtiendo que sus moradores estaban de vacaciones, dio aviso a la policía sobre dos personas que se apartaron del lugar a pie. De este modo, personal policial acudió al lugar logrando demorar a dos jóvenes de 18 y 20 años, quienes se encontraban a tan sólo cuatro cuadras del lugar.

Actualmente se encuentran sometidos al proceso de flagrancia, mientras que en la vivienda afectada se observaron signos evidentes de fuerza sobre una ventana posterior, y desorden en el interior a través de la ventana. Personal de la policía científica trabaja en el lugar.