El 27 de julio de 1972 se empezó a fundar el Colegio de Graduados en Antropología en nuestro país, de manera tal que quedaría establecido como el Día del antropólogo.

Durante esta fecha se pone de relieve la profesión de la antropología, profesionales que día tras día realizan el estudio del ser humano de forma integral.

A su vez, hay que resaltar que los objetivo planteados desde el inicio por el Colegio de Graduados en Antropología fueron:

  • La jerarquización de la actividad profesional.
  • La defensa de los derechos que asisten al antropólogo en el ejercicio de la profesión.
  • La promoción de la investigación.
  • La promoción de la solidaridad entre los antropólogos.
  • La observancia de las reglas de ética profesional.

Se conmemora porque se graduó el primer antropólogo de Argentina en la Universidad Nacional de La Plata; lo cual representa un reconocimiento a profesionales que se dedican al estudio del ser humano y las diversas culturas que han transcendido y trascienden a lo largo de la historia.

Antropología

El término ‘antropología’ hace referencia a una ciencia que estudia la forma integral del ser humano donde se utilizan diversas herramientas y por los conocimientos adquiridos a través de las ciencias naturales y diversas ciencias sociales.

La antropología realiza estudios muy amplios sobre la evolución biológica de nuestra especie, el desarrollo, las formas de vida a lo largo de la historia, la diversidad de culturas que caracterizan a la humanidad.

Cabe destacar que, la antropología se establece como disciplina en la segunda mitad del siglo XIX. En ese momento, por la teoría de la evolución, diversos campos de la sociedad comenzaron los estudios de la evolución de la sociedad.

El área de estudio de la Antropología ha sido materia de debate desde el nacimiento de la disciplina. Si bien es común a todas las posturas: Compartir la preocupación por producir conocimiento sobre el ser humano; la manera en que se abordan las situaciones es lo que plantea el desacuerdo. La materia puede abordarse desde diversos puntos de vista, sin embargo, desde el inicio la configuración epistemológica de la Antropología consistió en la pregunta por el Otro.

Campos de la Antropología

Se definen 4 campos esenciales dentro de la antropología de acuerdo con la Amercian Anthropological Asscociation (AAA):

Arqueología: Estudio científico de ser humano en el pasado. Se divide en Arqueoastronomía. Arqueología subacuática. Antropología lingüística que estudia los diversos lenguajes humanos.

Antropología cultural o Etnología: Estudia el comportamiento del ser humano, así como sus relaciones sociales. Divida a su vez en Antropología del parentesco. Antropología de la religión. Antropología filosófica.

Antropología biológica: Hace referencia al estudio del ser humano como ser evolutivo y adaptativo. Dividida en Antropología forense. Paleontropología. Antropología genética.

Entrevista en Río Grande

Motivos por los cuales, Tiempo Fueguino dialogó con Gabriela Ameri, Antropóloga y docente en Río Grande, Tierra del Fuego: “Para mí, ser antropóloga es una forma de ver, de descubrir, de analizar, de sorprenderme de las inmensas capacidades del comportamiento humano. Desde pensar cómo fue evolucionando nuestra especie hasta poder interpretar los silencios sociales”; expresó.

“La antropología abarca muchos y diversos temas, todos vinculados al comportamiento humano en las diferentes culturas”.

Indicó que “me recibí de antropóloga en la Universidad de La Plata, aunque hice la orientación en arqueología. Hice mis primeras excavaciones en el canal Beagle, con arqueólogos del CADIC. Estábamos 2 meses en el campo, un trabajo muy intenso, pero fascinante”.

“Fue muy fuerte excavar un sitio y llegar a la base del mismo, en esas montañas de tierra que sacamos durante 2 campañas habían pasado por nuestros cucharines cerca de 6000 años de historia fueguina”, detalló la antropóloga.

Asimismo, sostuvo que “recuerdo sentarme a observar el agua y tratar de imaginarme cómo habría sido la vida de todos los seres cuyos objetos materiales nosotros estábamos encontrando. Eso es algo que siempre me fascinó de mí profesión”.

También fue consultada si las personas se imaginan a un personaje determinado cuando anuncia que es antropóloga: “¡Uf! Al día de hoy me preguntan si encuentro huesos de dinosaurio. No ¡Eso estudian los paleontólogos!”; expresó Ameri.

Por lo cual, aseguró que “se sabe poco de nuestra profesión, pero lo cierto es que nos podemos desarrollar en un montón de lugares. Por ejemplo, la actual ministra de seguridad de la nación es antropóloga. El equipo argentino de antropología forense, cuya labor es invaluable, se dedica a tratar de identificar huesos que pertenecían a personas detenidas torturadas y desaparecidas durante la nefasta dictadura militar. No solo excavan los huesos y los identifican, sino que les ayudan a las familias a dar un cierre al duelo infinito que cargaron en sus espaldas”.

Cabe destacar que ella trabaja “como docente, pero siempre interpelo lo que hago en clave de la antropología; quien es esa persona que está en mí aula, cómo aprende, en qué contexto, cómo escucha. Te imaginarás que en esta situación de pandemia no he dejado un solo día de tratar de interpretar uno a uno los acontecimientos sociales que se ponen de manifiesto”.

Determinó que “Indiana Jones es el sueño de cada niñe que estudió antropología”.

Paralelamente, explicó que “en la secundaria tuve una docente que era brillante, impactante, nos hacía aprender de una forma única. Había viajado por el mundo y nos explicaba historia, geografía y biología como una sola materia. Ella era antropóloga”.

Por ello, afirmó que “esa semillita que ella sembró hizo que me decidiera estudiar esa carrera y nunca, nunca me arrepentí de haberlo hecho”.

Finalmente, reflexionó: “Creo que estudiar antropología se siente como una necesidad que se hace presente en tu cuerpo. Te interpela a preguntar todo, todo el tiempo. No te podés quedar tranquila, que sabes que no existe una única verdad y te querés involucrar en saber, pero no para vos, sino para otros, para construir, para ayudar, para aprender y aprehender, por supuesto. Asique si sienten que la cosa viene por ahí; yo diría que escuchen el llamado. No se van a arrepentir”; concluyó la antropóloga y docente en Río Grande, Gabriela Ameri.

 

Por Fabiana Morúa.