El avance de la variante delta ya se traduce en cifras que despiertan preocupación a nivel mundial: esta semana, luego de dos meses en baja, volvieron a subir los casos de coronavirus en todo el mundo.

Según informó este miércoles la Organización Mundial de la Salud (OMS), del 21 al 27 de junio se reportaron 2.6 millones de casos de Covid-19, un 2% más que la semana anterior.

La variante Delta, detectada originalmente en la India, ya está presente en 96 países (11 más que lo notificado en el último informe del organismo). Este linaje es 120% más contagiosa que el virus inicial de Wuhan.

La suba de casos estuvo impulsada por los reportes de Brasil, Colombia y Argentina -este último en menor medida-, en América Latina, y de Rusia y Reino Unido en Europa.

Por regiones, el sur y este de Asia registraron la semana pasada moderados descensos de en torno al 6%, y América los bajó un 1%, mientras que el aumento sigue siendo rápido en África (un 34% más que la semana anterior) y vuelve a acelerarse en Europa (un 10% más) y Oriente Medio (un 13 % más).

Sin embargo, las muertes por coronavirus se mantienen en su tónica descendente de los últimos dos meses, y la semana pasada se registraron 57.600, lo que supone una baja del 10% con respecto a los siete días anteriores.

Preocupa en este caso la situación de África, donde las muertes la semana pasada crecieron un 44%, aunque en términos absolutos representan menos del 5% de los fallecimientos globales (2.700 en los siete días estudiados).

La OMS advirtió que el levantamiento de las medidas de prevención sanitaria en muchos países está produciendo un aumento de la movilidad y la socialización que “puede dar oportunidades al virus para extenderse si no hay una adecuada planificación y valoración de riesgos”.

También indica que la desigual distribución de las vacunas, con más de 2.650 millones de ellas ya administradas pero sobre todo en países desarrollados, plantea dificultades en el combate de la pandemia, en un momento en que muchos de los países que sufren nuevas oleadas de COVID-19 tienen aún una baja tasa de inmunización.