Desde este domingo 1 de abril, todos los comercios deberán contar con el sistema POS para facturar sus operaciones con tarjeta de débito.

Así se desprende de la resolución general 3997-E, en la que la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) detalló el cronograma de implementación de la medida, y que adelantaba que desde el 31 de marzo de 2018 vence el plazo para las categorías más bajas de monotributistas: A, B, C, D y E.

El ingreso fue progresivo: a fines de abril de 2017 estuvieron obligados los comercios, mayoristas o minoristas, hoteles y restaurantes, con ingresos mayores o iguales a $4 millones. Quienes facturan entre $1 millón y $ 4millones debieron hacerlo a partir de mayo y los que registraron montos menores, a partir del 30 de junio del año pasado.

Los profesionales, centros de salud, de cultura, deportes y de entretenimientos con facturación superior a los $4 millones debieron usar el sistema POS desde el 31 de julio pasado y a partir del 31 de agosto comenzó a correr el plazo para quienes facturan entre $1millón y $4 millones. Posteriormente, el 30 de septiembre se sumaron quienes facturan menos de un $1 millón.