Vanesa Sartori denunció que el miércoles 21 en horas de la mañana, en el barrio El Mirador de Río Grande, un auto con policías de civil interceptó en la calle  violentamente a su hijo Joel, de 14 años, cuando fue a comprar el pan, pero la policía le confirmó un día después que había sido un error.

“El día anterior habían robado en frente de mi casa y los policías lo encontraron muy parecido al que habian robado”, dijo Vanesa. Y relató por FM Aire Libre que ella misma se dirigió a la comisaría 4ta y preguntó por qué habían detenido a su hijo.

Le contestaron que era “por un procedimiento, por las personas que habían robado. Pero me parece horrible la forma que lo agarraron, el salio corriendo porque se bajaron dos encapuchados, estaban con gorro, y cuando sale corriendo uno que estaba del otro lado se le tira encima y le pone las rodillas encima. Y otro le pone la mano en el cuello para que no grite, lo esposaron, lo tiraron al piso”, relató la madre del menor.

Y aclaró que al joven nunca antes lo habían demorado y que va a hacer una denuncia contra la policía “porque esto no puede pasar. Me pidieron disculpas, pero se lavaron las manos”