En la mañana de este sábado se confirmó el cierre del Casino de Río Grande, quedando más de 40 familias sin trabajo. Si bien era algo que se esperaba, teniendo en cuenta el cierre de las sucursales en todo el País, se había previsto que el cierre se daría el 31 de diciembre, sin embargo, en la jornada de ayer, la firma debió acelerar los procesos y cerrar de manera repentina.

La mayoría de los empleados había llegado a un acuerdo económico, debido al complicado panorama, restando solo unos pocos que fueron sorprendido con la noticia en el día de ayer.

Cabe recordar que, a principio de octubre, la firma del investigado empresario Cristóbal López, cerró sus puertas en la ciudad de Ushuaia, dejando en la calle a casi 100 personas.

Al igual que lo sucedido en la ciudad capital con el emblemático edificio, en la ciudad de Río Grande la empresa abandonó el edificio ubicado en la calle Fagnano. Además la empresa había adquirido el emblemático edificio del ex Hotel Ibarra, ubicado frente a la Plaza Almirante Brown, con la intención de agrandar las instalaciones, proyecto que nunca llegó a concretarse y que nuevamente tiene un destino incierto.